Día 7 Parlamento Abierto de reforma eléctrica; expertos revisan impacto del sistema eléctrico en la seguridad nacional

Plantearon que existen riesgos y amenazas en la industria eléctrica que pueden poner en peligro la seguridad nacional.

Día 7 Parlamento Abierto de reforma eléctrica; expertos revisan impacto del sistema eléctrico en la seguridad nacional
Foro Parlamento Abierto Cámara de Diputados
Cámara de Diputados

En la Cámara de Diputados se realizó el Foro 7 del Parlamento Abierto para revisar la iniciativa de reforma eléctrica bajo el nombre “Sistema Eléctrico, Seguridad Energética y Seguridad Nacional”. Los analistas y expertos participantes resaltaron que existen riesgos y amenazas en la industria eléctrica que pueden poner en peligro la seguridad nacional; otros subrayaron que corresponde exclusivamente a la nación la planeación y control del sector. De igual manera se planteó que para alcanzar la seguridad energética se requiere la colaboración de todos los sectores.

En contra
Luis Serra Barragán, director ejecutivo de la Iniciativa de Energía del Tecnológico de Monterrey en la Escuela de Gobierno y Transformación Pública, consideró que un sistema eléctrico moderno es complejo, pero es flexible y eso significa que tienen que adecuarse y hacerse inversiones para el acoplamiento de esas tecnologías a la red eléctrica.   Estimó que “deberíamos estar mirando hacia un fenómeno que es irreversible: la digitalización de la red eléctrica y la industria 4.0”. 

Fernando Zendejas Reyes, ex subsecretario de Electricidad de la Secretaría de Energía, señaló que de acuerdo a la ley corresponde exclusivamente a la nación la planeación y control del sector eléctrico, “en ningún lado dice sector privado”. Resaltó que “las plantas de generación tienen una vida útil, no son perpetuas y las líneas de transmisión y distribución necesitan ampliarse y modernizarse”.  

“La disyuntiva es ¿qué queremos como país? ¿Queremos un sistema eléctrico nacional que permita una participación, como lo dice la Constitución, de los sectores público y privado, con reglas claras, con un Estado rector? ¿o queremos un monopolio en el que una sola empresa compre, venda y fije tarifas y se condene a tener que hacer todas las inversiones”, según planteó.

Karla Cedano, responsable de Gestión de Tecnología del Instituto de Energías Renovables (IER), al manifestarse en contra dijo que “poner más plantas nucleares sería un grandísimo error siempre”. Consideró que para alcanzar la seguridad energética se requiere la colaboración de todos, gobierno, academia, industria y sociedad; “es responsabilidad del Estado, pero tenemos todos responsabilidad en eso”.  

A favor
Rosío Vargas Suárez, investigadora del Centro de Investigaciones sobre América del Norte de la UNAM, resaltó que existen riesgos y amenazas en la industria eléctrica que pueden poner en peligro la seguridad nacional. La magnitud de los actuales y su capacidad y daño físico y económico a la infraestructura y otras actividades de la industria obligarían a otórgales la mayor importancia. Destacó que la planeación es un elemento importante a futuro y “difícilmente yo veo en un actor privado toda esta visión nacional”. 

Guillermo Nevárez Elizondo, director de Distribución de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), afirmó que el sistema eléctrico nacional es uno de los más grandes del mundo, que está interconectado y es robusto. Subrayó que la seguridad energética es muy importante para la autosuficiencia y el abastecimiento continuo a la población, “pero sin trucos ni intereses que engañen en el tema de las tarifas reguladas con el costo marginal, con la tarifa social”.   

Carlos Morales Mar, director de Operaciones de la CFE, comentó que hay tres pilares que se buscan con esta reforma eléctrica, que es la garantía del suministro, precios justos y un modelo sostenible. Señaló que la reforma energética de 2013 es insostenible y desordenada, vulnera al sistema eléctrico nacional, genera alta concentración nodal de centrales eléctricas renovables, saturación regional de líneas de alta tensión, sobreoferta de capacidad por permisos otorgados sin planeación, imposición legal y regulatoria, entre otros. Por eso se requiere la aprobación de la iniciativa presidencial de reforma constitucional en materia eléctrica.