Ebrard inaugura foro internacional sobre el combate a la corrupción de la CELAC

El gobierno mexicano adoptó una declaración conjunta con los demás países integrantes del mecanismo intergubernamental latinoamericano en donde reconocieron que la corrupción es un problema que requiere acción urgente.

Ebrard inaugura foro internacional sobre el combate a la corrupción de la CELAC

Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores, presidió la V Reunión de Ministras, Ministros y Altas Autoridades de Prevención y Lucha contra la Corrupción de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC). En dicha reunión, los diferentes representantes gubernamentales de los países latinoamericanos y caribeños coincidieron en que la cooperación regional es fundamental para la concertación de acciones y medidas que hagan de la región un referente en la lucha anticorrupción a nivel mundial. 

"El día de hoy, se celebró la V Reunión de Ministras, Ministros y Altas Autoridades de Prevención y Lucha contra la Corrupción de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, cuya Presidencia Pro Témpore es ostentada por México (...) Durante la reunión se presentó el primer Compendio sobre Estrategias, Políticas y Buenas Prácticas Anticorrupción de la CELAC, en el que se destacan aquellas acciones y programas que han sido efectivos para combatir los niveles de corrupción y aumentar la transparencia, la rendición de cuentas y la fiscalización, y otras medidas que han permitido contar con indicadores para medir la corrupción en varios países de América Latina y el Caribe", compartió la Secretaria de Relaciones Exteriores (SRE) a través de un comunicado.

Asimismo, las autoridades federales mexicanas detallaron que las ministras, ministros y altas autoridades también adoptaron una Declaración Conjunta en la que se destaca entre otros, el compromiso de continuar compartiendo las mejores prácticas y estrategias para asegurar estrategias anticorrupción incluyentes, articuladas y transversales que contribuyan a contrarrestar los efectos de la corrupción, como la pobreza, la violencia, la inseguridad, la migración involuntaria y la delincuencia organizada, entre otros.