Xóchitl Gálvez, candidata del Frente Amplio por México para buscar la Presidencia en 2024, celebró apenas hace unos días el ganar el proceso de la oposición, misma que cerró filas en torno a ella para enfrentar a Morena en la elección del próximo 2024; pero en el escenario político han aparecido dos elementos que le podrían jugar en contra: Marcelo Ebrard y Eduardo Verástegui.

Político MX te recomiendo: ¿Marcelo Ebrard podría sumarse al Frente Amplio ante fractura con Morena?

El asedio a Marcelo Ebrard

Marcelo Ebrard no es el candidato presidencial de Morena y ante las denuncias públicas al proceso, su quiebre con el partido parecería inevitable; sin embargo el presidente Andrés Manuel López Obrador lo llamó “su amigo” y le pidió que no rompa con el movimiento y considere seguir apoyado la transformación. 

No obstante, AMLO puso sobre la mesa una segunda alternativa para Marcelo: una candidatura independiente que, según el mandatario, perjudicaría a la oposición que representa Xóchitl Gálvez, pues la fuerza de la ex “corcholata” es con la clase media, esa a la que el Frente busca llegar. 

“A los que se están frotando las manos, no se dan cuenta... ¿Dónde tiene más jale Marcelo? En las clases medias. O sea, en una de esas la candidata de Claudio (X. González) se queda en tercer lugar”, apuntó López Obrador en su mañanera, en referencia a Xóchitl Gálvez.

En una entrevista con Aristegui Noticias, Marcelo Ebrard expresó que consideraba la candidatura independiente como una de sus opciones y tampoco descartó sumarse a Movimiento Ciudadano, que hasta el momento no ha definido ni el método ni ha inclinado la balanza por ninguna de sus figuras estelares. 

El peso de Marcelo Ebrard en la contienda rumbo a 2024, cobra relevancia porque por un lado ni Morena quiere que se vaya y ahora es asediado por el Frente Amplio por México, que a sabiendas de que el excanciller tiene una base importante de simpatizantes y un arrastre en el sector de las clases medias, lo han invitado a sumarse a la oposición.

El excanciller ha descartado sumarse al Frente Amplio porque afirma va en contra de su lucha, su historia y sus convicciones políticas, pues aunque militó en el PRI y el PRD, sus ideales son de izquierda progresista y lo demostró en su gestión en el Distrito Federal, incluso mantieniendo una confrontación con la Iglesia católica, ante su apoyo al matrimonio igualitario y la legalización del aborto. 

Eduardo Verástegui, el candidato de Trump

El otro personaje incómodo para la candidata del Frente, Xóchitl Gálvez, es el ultraderechista Eduardo Verástegui, antiguo actor y actual productor de cine, que tiene la “bendición” del republicano Donald Trump, que fue quien lo destapó en Estados Unidos como el “posible presidente de México”, en julio de este año. 

Parecía que las aspiraciones de Eduardo Verástegui se quedarían en una simple advertencia, pero se cristalizó ahora que acudió al Instituto Nacional Electoral (INE) a solicitar su intención de ir por la candidatura independiente. 

Pero ¿por qué podría ser una amenaza para Xóchitl? el mexicano es un abierto activista “provida” y a favor de la familia tradicional, ideales que coinciden con el ala más conservadora del PAN y que no así con los ideales de la hidalguense.

Y es que Xóchitl Gálvez, virtual candidata del Frente Amplio, es abiertamente pro aborto, a favor de la comunidad LGBT y apoya la legalización de la marihuana, posturas que podría moderar ante la posturlación de partidos conservadores como el PAN, o de centro y centro izquierda como el PRI y el PRD. 

La posible escisión en Morena, por el quiebre de Marcelo Ebrard, y la aparición de Eduardo Verástegui en la foto, podría ejercer presión contra Xóchitl Gálvez, pues podrían atraer el voto de un sector de las clases medias que Marcelo busca ensanchar para disminuir la pobreza y el voto de los conservadores que no ven en Xóchitl Gálvez una buena representación a sus ideales, que son más parecidos a los de Eduardo Verástegui