El divorcio Estado-dinero

El divorcio Estado-dinero
Foto: Cuartoscuro

Es un tabú hablar de dinero. Es más, quizá, son conversaciones menos cotidianas que las que tenemos por fútbol, religión o sexo.

Pero la realidad es que el invento de intercambio más antiguo del mundo, convertido en una red de pagos de billetes y monedas, tiene un impacto directo en la vida de las personas y la forma en cómo administran la vida los gobiernos.

Y es que si no te lo has preguntado, quien toma las decisiones sobre la impresión, la distribución, el valor de ese dinero son los gobiernos.

Con los avances tecnológicos tenemos una nueva conversación en la mesa. Bitcoin y otras tecnologías apuntan hacia un mundo digital que no necesita intermediarios y ni siquiera reguladores.

Esto no había pasado en otro momento de la humanidad. Por eso, cada vez más estos avances hacen que nos preguntemos cuál tendría que ser el papel del gobierno cuando con el dinero digital ya no requieres de esas cadenas interminables de intermediarios y de personas que controlen o decidan por lo qué haces o dejas de hacer con el dinero.

Las comunidades que sostienen estas ideas de futuro están generando cada día más tecnología  y mayores transacciones que comprueban que una emergente revolución sería esa separación. Es decir, que el Estado deje de tener el control absoluto sobre el dinero de la gente. Es el futuro que viene y es inevitable.