El Hidrógeno Verde, la energía del futuro

La senadora Alejandra Lagunes asegura que México tiene el potencial de convertirse en un exportador neto de hidrógeno verde en la próxima década.

El Hidrógeno Verde, la energía del futuro
Planta de Hidrógeno Verde en Andalucía, España
Fuente: Twitter

De acuerdo con el informe Global Electricity Review elaborado por un grupo de expertos en energía, sostiene que en los próximos años disminuirá el uso de electricidad generada a partir del gas y carbón, así como la generación de combustibles fósiles. Entonces, ¿cuál es el futuro? El hidrógeno verde.

¿Qué es el Hidrógeno verde? Se refiere al hidrógeno que se produce a partir de energías renovables, como la energía solar, eólica o hidroeléctrica. - en 2022 la energía solar y eólica representaron 12% de la generación mundial de electricidad, una cifra récord (Ember)-.

El hidrógeno verde es considerado como una fuente de energía limpia y renovable, su producción no emite gases de efecto invernadero y no depende de combustibles fósiles, es decir, durante su obtención no contamina a la atmósfera. Se espera que esta sea una alternativa a los combustibles fósiles en sectores como el transporte y la industria, donde la descarbonización es esencial para alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible.

La lucha contra el cambio climático se ha vuelto cada vez más urgente y México ha tomado medidas importantes para reducir sus emisiones. En la Conferencia de las Partes (COP27), México se comprometió a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en 35% para el año 2030. Para lograr este objetivo, debemos considerar el uso de una tecnología emergente: el hidrógeno verde.

La producción y uso de hidrógeno verde en México podría generar importantes beneficios económicos y ambientales. En primer lugar, podría impulsar la transición hacia una economía más sostenible y diversificar la matriz energética del país, reduciendo la dependencia de los combustibles fósiles y mejorando la seguridad energética. Además, su uso en sectores como el transporte, la industria y la generación de energía eléctrica podría reducir significativamente las emisiones de gases de efecto invernadero y mejorar la calidad del aire.

Nuestro país tiene una ubicación geográfica privilegiada y un clima que favorece la producción de energía solar y eólica, lo que lo convierte en un lugar ideal para producir hidrógeno verde. De acuerdo con un informe de la Agencia Internacional de Energía (AIE), México tiene el potencial de convertirse en un exportador neto de hidrógeno verde en la próxima década, gracias a su abundancia de recursos solares y eólicos y a su cercanía con los mercados de Norteamérica.

Sin embargo, para poder aprovecharlo es necesario generar un marco legal para promover su  producción en masa. Ante este panorama, presenté una propuesta para que la Secretaría de Energía sea responsable de crear, implementar y promover un programa nacional de uso de hidrógeno verde y limitar la producción de hidrógeno con combustibles fósiles para fomentar la transición a energías renovables.

Promover su producción y uso, así como impulsar la creación de políticas y programas que incentiven la inversión y la investigación en tecnologías de hidrógeno verde en el país es una oportunidad que no podemos dejar pasar. Hoy más que nunca el futuro depende de nuestra capacidad de transitar rápidamente a energías limpias que pongan un alto al calentamiento global.