EXCLUSIVA Situación en CIDE avergüenza a México, advierte Juan Carlos Romero Hicks; no se hizo la tarea apropiada

La postura de alguien que conoce de cerca la importancia de una institución académica con reconocimiento internacional.

EXCLUSIVA Situación en CIDE avergüenza a México, advierte Juan Carlos Romero Hicks; no se hizo la tarea apropiada

Para Juan Carlos Romero Hicks, quien fuera titular del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) de 2006 a 2011, la situación en El Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) es inaceptable, “avergüenza a México” y revela que “estamos frente a un gobierno que destruye instituciones”. En entrevista con Político MX se dijo alarmado y frustrado ante el conflicto que tiene detenidas las actividades; consideró que destrabarlo es una decisión que le corresponde a la comunidad académica por lo que profesores, investigadores y alumnos tendrían que buscar la forma de diálogo y de dar propuestas. Consideró que es urgente que la actual directora de Conacyt, María Elena Álvarez-Buylla escuche a la comunidad

El faltante. “Es sumamente lamentable que no se hizo la tarea apropiada, ¿en qué consiste ese mecanismo? Consiste en que se hace una auscultación interna, no gustó a las personas… Segundo, hay una evaluación externa que tampoco se cumplió, hay voces muy claras del órgano interno, del consejo directivo que votaron en contra, es muy claro que no hubo la participación necesaria en todo esto”, explicó el exfuncionario de origen panista.

Ruta del conflicto. El pasado 19 de noviembre, alumnos y académicos protestaron afuera de las oficinas del Conacyt, ubicadas en Ciudad de México, con la consigna "Fuera Romero" y exigían a la titular, María Elena Álvarez-Buylla, que recibiera un pliego petitorio para convocar a un consejo extraordinario, esclarecer las acciones tomadas por el director interino y generar un diálogo horizontal entre alumnos, profesores, investigadores y estudiantes, pero no hubo respuesta favorable. El día 29 se designó a José Antonio Romero Tellaeche como director general del CIDE y afirmó que este hecho se había dado por unanimidad. Sin embargo, los inconformes indicaron que durante el proceso se ignoró la participación de 158 académicos y trabajadores del centro de investigación.