Quienes hayan nacido en los meses de marzo o abril, podrían ser convocados por el Instituto Nacional Electoral (INE) para desempeñarse como funcionarios de casilla en las elecciones de 2024, donde se definirán, entre otros cargos, 9 gubernaturas y la Presidencia de la República.

El órgano electoral sorteó en sesión extraordinaria del Consejo General de este jueves los meses de nacimientos de los ciudadanos que deberán ser funcionarios de casilla el próximo año. El mes que resultó fue marzo, por lo que, con el que le sigue (abril) servirán para la selección.

Aún falta insacular la letra del apellido de quienes fungirán en las mesas directivas de las casillas el próximo 2 de junio, por lo que esos meses servirán de base. Ésta será seleccionada en febrero de 2024.

Los consejeros informaron que, en total, serán capacitados más de un millón 530 mil ciudadanos que el 2 de junio del próximo año instalarán más de 170 mil casillas en el País y que tendrán como responsabilidad recibir y contar los votos.

Da clic aquí y entérate de todo sobre las elecciones y la política en nuestro canal de WhatsApp

Para la insaculación, se excluyeron los meses de mayo y junio, pues sirvieron de base para el sorteo de la ciudadanía que integró las casillas el pasado proceso de revocación de mandato del presidente Andrés Manuel López Obrador.

También se excluyó los meses de agosto y septiembre, porque resultaron sorteados en los procesos concurrentes 2020-2021. Esto para evitar que los mismos ciudadanos sean elegidos de nueva cuenta.

¿Qué pasa si no quiero ser funcionario de casilla?

La Constitución Mexicana establece que una de las obligaciones de los ciudadanos es desempeñar las funciones electorales que le sean asignadas por las autoridades. 

Entonces, ser funcionario de casilla es un mandato constitucional, sin embargo, el INE no puede obligar a nadie a cumplir con la tarea.

Político MX te recomienda: Debates presidenciales 2024: INE prevé que ciudadanía haga preguntas abiertas a Claudia Sheinbaum y Xóchitl Gálvez

En el caso de que una persona no quiera o no pueda ser funcionario de casilla, legalmente no es obligatorio y no hay sanciones o consecuencias negativas ante la no participación. Basta con notificar al INE para que sortee a un ciudadano diferente.