Grupos ambientalistas defienden intereses oscuros y frenan proyectos en Valle de Bravo

Hay grupos a los que el gobierno federal tiene en la mira al ver que solo presionan de forma ocasional para contrarrestar los avances que se hacen en las regiones.

Grupos ambientalistas defienden intereses oscuros y frenan proyectos en Valle de Bravo
Fuente: @ObservaValle

Ante la riqueza y diversidad ambiental del país surgen grupos que enarbolan la causa en favor del medio ambiente pero solo es una fachada para cubrir otros intereses. Aunque las miradas están puestas en grandes proyectos como el del Tren Maya, otras regiones son campo fértil para los llamados “pseudoambientalistas” como señaló el presidente Andrés Manuel López Obador. Esto ocurre en varias partes de México, Chiapas, Yucatán, Baja California Sur y también en Valle de Bravo, Estado de México, donde una asociación opaca y con objetivos poco claros como es Observatorio Ciudadano de la Subcuenca Valle de Bravo- Amanalco; dedicada a atacar ciertos planes de infraestructura privados sin conocimiento de causa y tampoco justificación. 

Es este tipo de grupos a los que el gobierno federal ha señalado al ver que solo presionan de forma ocasional para contrarrestar los avances que se hacen en las regiones. Anteriormente no aparecían para “defender a la naturaleza”.

Si revisamos lo que ocurre en el país, tenemos casos en Baja California donde se detuvo la construcción de una cervercería impulsado por organizaciones ambientales a pesar de que hubo intento de diálogo y se mostraron los permisos requeridos; en este caso por cierto la inversión se suspendió en dicho estado y se acaba de aprobar en Veracruz donde el presidente Andrés Manuel López Obrador destacó la relevancia de un proyecto como este para el país.

Otro caso relevante es el del Tren Maya donde un grupo de artistas y activistas hicieron un llamado a AMLO para que detenga las obras en el tramo 5 del proyecto por supuestamente dañar al ambiente, algo que ya fue desmentido por la propia comunidad indígena de esa zona y hasta el presidente se dijo dispuesto a dialogar con ellos para mostrar que el proyecto no daña a la naturaleza. 

¿Qué sucedió? El desarrollo residencial y hotelero que construía Stupa Ranch en Valle de Bravo fue clausurado la noche de este miércoles. Se puso una lona de “Suspensión provisional” por parte del ayuntamiento, firmada por Carlos Arturo Infante, director de Desarrollo Urbano y Ecología. Esto luego de una campaña vía redes sociales y con el apoyo de supuestos ciudadanos pero que no reflejaba si en realidad la comunidad estaba siendo afectada por un desarrollo del cual la región se vería beneficiada.

Aún falta un verdadero pronunciamiento a nivel federal pues desde el mes de febrero se presentaron dos estudios a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), que hoy se mantienen en proceso de revisión por la dependencia. Lo que indica que los cuestionamientos de este grupo y los intereses poco claros que lo respaldan, no tienen conocimiento de causa, además de adelantarse a todo el procedimiento correspondiente.

Antecedente.  Observatorio Ciudadano de la Subcuenca Valle de Bravo- Amanalco ya conoce el camino para presionar a autoridades con base en el respaldo de supuestos grupos ciudadanos, además existen testimonios en la zona respecto a que exigen dinero a cambio de apoyar o rechazar proyectos en la zona. En septiembre de 2021 la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) procedió a clausurar un lago artificial en la comunidad de los Alamos, Acatitlán, pues supuestamente no contaba con autorización de impacto ambiental para obras. Pidió que la construcción no quedara impune y que fuera castigada. Pero no tuvo mayor eco entre la verdadera comunidad, en la cual se llega a acusar de prácticas de extorsión a cambio de manifestarse.

Lo que se dijo. Un caso similar ocurre con el Tren Maya; el presidente Andrés Manuel López Obrador indicó que aún no le han notificado oficialmente sobre la suspensión de la construcción del tramo 5. Destacó que se trata de una campaña en contra y que detrás del rechazo hay propósitos políticos, no ambientalistas.

“Todavía no hay una notificación oficial, no sabemos de qué se trata, solo lo que ya es de dominio público. Hay con propósitos políticos no ambientalistas, una campaña en contra del Tren Maya financiada por organismos internacionales y por empresarios mexicanos”, señaló en la mañanera de este martes. “Están utilizando a pseudoambientalistas. Se trata de gente sin convicciones, ni escrúpulos morales de ninguna índole. ¿Cómo ahora les sale la preocupación del medio ambiente?”, cuestionó.