Herrera sin Banxico

Un gobernador del Banco de México sin experiencia ni respeto puede provocar temor entre los inversionistas

Herrera sin Banxico

Este pasado 21 de julio Arturo Herrera Gutiérrez dejó la titularidad de la Secretaría de Hacienda. Unas semanas antes se había dado a conocer que el presidente Andrés Manuel López Obrador lo propondría como nuevo gobernador del Banco de México para reemplazar a Alejandro Díaz de León, un economista que ha tenido un desempeño muy bueno a cargo de la institución, pero que el presidente no quiere ratificar porque no le tiene confianza.

Todos los gobiernos del mundo buscan tener a un especialista respetado como cabeza de su banco central. Tomar riesgos en este cargo puede tener costos económicos muy elevados. Por eso Joe Biden decidió ratificar como presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos a Jerome Powell, a pesar de que este había sido nombrado originalmente por Donald Trump.

En México el presidente López Obrador había logrado que los mercados aceptaran de buen grado a Herrera, a pesar de tener solo 54 años y contar con un perfil relativamente modesto para ser gobernador del Banco de México. En dos años como secretario de hacienda, y medio año como subsecretario, Herrera logró proyectar una imagen de funcionario capaz y economista conocedor.

Este 23 de noviembre, sin embargo, se registró una más de las muchas sorpresas de este gobierno. En primer lugar, el coordinador de los senadores de Morena, Ricardo Monreal, reveló que desde el pasado mes de agosto el presidente López Obrador había retirado la propuesta de Herrera como nuevo gobernador del Banco de México. El propio Herrera, quien está trabajando actualmente como profesor visitante del Colegio de México, confirmó en Twitter: “Con relación a la información que se ha vertido el día de hoy, quisiera confirmar que, efectivamente, el presidente me informó hace una semana que había decidido reconsiderar mi nombramiento al frente del Banco de México”. O sea, el presidente le notificó a Herrera su cambio de opinión tres meses después de tomar la decisión.

No ha habido más explicación, pero los rumores son bastante preocupantes. Si bien Herrera ha sido un funcionario leal de la 4T, primero como subsecretario y después como titular de Hacienda, logró mantener la estabilidad financiera incluso en los momentos más difíciles de la pandemia. Es finalmente un economista profesional y responsable que en varias ocasiones asumió posiciones que reflejaban un conocimiento sólido de la economía, aunque después fueron descalificadas por el presidente. Esto hizo que en el círculo cercano del presidente se le acusara de “neoliberal”, el peor pecado que un miembro del equipo de AMLO puede cometer.

En el momento que escribo estas reflexiones se manejan varios nombres de posibles candidatos al Banco de México que no son de economistas responsables y experimentados. Se trata más bien de políticos incondicionales al presidente, sin el conocimiento necesario para ser parte de la junta de gobierno de Banxico. No sería la primera vez que el mandatario escogiera a una persona sin experiencia para ocupar un cargo técnico importante. Ahí están los casos del agrónomo Octavio Romero en Pemex, del administrador de sitios arqueológicos Juan Antonio Ferrer en el Insabi, de la socióloga Elvira Concheiro en la Tesorería de la Federación o del perenne legislador Pablo Gómez como titular de la Unidad de Inteligencia Financiera.

Una designación así podría ser desastrosa no solo para el Banco de México sino para el país. Un gobernador sin experiencia ni respeto puede provocar temor entre los inversionistas. Esperemos que al final el presidente decida nombrar a alguien que le sea leal, pero que también sea un buen profesional de la economía y las finanzas. No es mucho pedir.

Twitter: @SergioSarmiento