Jacobo Molina, el alto funcionario del INE que AMLO busca destituir con su Plan B

El Secretario Ejecutivo lleva 14 años en el poder del órgano electoral y es mano derecha de Lorenzo Córdova

Jacobo Molina, el alto funcionario del INE que AMLO busca destituir con su Plan B
Fuente: INE

El Plan B de la reforma constitucional en materia electoral enviada por el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) va por cambios estructurales dentro del Instituto Nacional Electoral (INE), como reducir los salarios de los consejeros, eliminar fideicomisos y la rama administrativa del Servicio Profesional Electoral Nacional, además de la destitución del secretario ejecutivo, Edmundo Jacobo Molina.

El dictamen establece que dadas las modificaciones de las facultades de la Secretaría Ejecutiva del INE, la persona titular de dicho cargo cesará en sus funciones a partir de la publicación de estas reformas. Con ello, se destruiría a Jacobo Molina, quien lleva en ese cargo 14 años y ha sido la mano derecha del consejero presidente del órgano electoral, Lorenzo Córdova.

“Dada la modificación de las facultades de Secretaría Ejecutiva con la entrada en vigor del presente decreto, la persona titular de dicho cargo cesará en sus funciones a partir de su publicación”, dice el artículo décimo séptimo transitorio del dictamen.

Una vez que se destituya del cargo, de inmediato el Consejo General del INE nombrará de entre los directores ejecutivos a un encargado de despacho. Es decir, en la sesión ordinaria del mes de mayo de 2023 se designará a la persona titular de la Secretaría Ejecutiva para el periodo 2023-2029 que cumpla los requisitos correspondientes.

¿Quién es Jacobo Molina?

Jacobo Molina es licenciado en Filosofía por la Universidad de Guanajuato y ha sido profesor de tiempo completo en las Universidades de Guanajuato, Autónoma de Baja California y Autónoma Metropolitana, así como investigador invitado y director de Capacitación del Instituto Mexicano del Petróleo.

Se desempeña como Secretario Ejecutivo del INE desde junio de 2008, es decir, desde que este organismo era el Instituto Federal Electoral (IFE). En este puesto estará hasta 2026, luego de que fuera reelecto en febrero de 2020 para otros seis años más, un acto que fue denunciado en su momento por el consejero Roberto Ruiz Saldaña.

Uno de los argumentos que expuso el consejero presidente para mantener a Jacobo Molina hasta 2026 fue, según informó el INE en un comunicado, “superar dos grandes desafíos que requieren de un conocimiento detallado sobre el funcionamiento de la institución y de un incuestionable compromiso con la legalidad”: el proceso electoral de 2021.

Críticas a la Austeridad

Con el Plan B del presidente López Obrador aprobado en San Lázaro, se busca destituirlo de ese cargo bajo el argumento de lograr un ahorro de 3 mil 500 millones de pesos.

Edmundo Jacobo Molina percibe, de acuerdo con la información oficial del INE, un monto mensual neto de 166 mil 758.88 pesos. En contraste, el presidente López Obrador (AMLO) percibe 116 mil 326 pesos mensuales.

Jacobo Molina ha sido de las voces que criticaron la propuesta de austeridad planteada por el Gobierno federal a inicios de año para tener los recursos necesarios para llevar a cabo la Consulta de Revocación de Mandato, en la cual por Ley debió contar con la misma organización de una elección federal, pero que bajo el argumento de falta de recursos implicó la instalación de menos casillas, una medida respaldada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).