Las diferencias entre la COP10 sobre tabaquismo y la COP28 sobre cambio climático

Ambas conferencias tienen el objetivo de mitigar problemáticas que enfrentan la población mundial, pero hay fuertes críticas hacia la transparencia y apertura al debate sobre una de estas.

Las diferencias entre la COP10 sobre tabaquismo y la COP28 sobre cambio climático
Las COPs sobre el control del tabaco y el cambio climático son de las reuniones internacionales más importantes a nivel mundial.
Foto: Tomadas de las cuentas de FCTC y UNFCC en X.

Este lunes inicia la Décima Reunión de la Conferencia de las Partes (COP10) en el Convenio Marco para el Control del Tabaco de la Organización Mundial de la Salud (CMCT de la OMS) en la Ciudad de Panamá, capital del país centroamericano. 

Da clic aquí y entérate de todo sobre las elecciones y la política en nuestro canal de WhatsApp

Este evento tiene una gran importancia a nivel mundial, pues aquí se reunirán la mayoría de los representantes gubernamentales de los países parte del Convenio Marco para el Control de Tabaco de la OMS, junto con otros actores intergubernamentales y no gubernamentales, para discutir las directrices que se deberán de implementar para el combate al tabaquismo

Por otro lado, se tiene previsto que, como todos los años, en el mes de noviembre se realice la Vigesimonovena Reunión de la Conferencia de las Partes (COP29) en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), que en esta ocasión se organizará en la ciudad de Bakú, capital de Azerbaiyán

Respecto a esta reunión, a nivel mundial se considera una de las reuniones más importantes por la atención mediática que genera el debate sobre el cambio climático. 

El objetivo clave de este evento es detener el aumento de la temperatura global muy por debajo de los 2ºC y proseguir los esfuerzos para limitar el aumento a 1.5ºC por encima de los niveles preindustriales. Ahora, se tiene previsto que los países firmantes no solamente acuerden qué acciones climáticas se deberán de tomar, sino, más bien, que muestren el cómo implementarlas. 

Pero, además de las evidentes diferencias en cuanto al contenido y objetivos de estas reuniones, ¿en qué otras cosas se diferencian? 

APERTURA

Actualmente, existe una gran crítica hacia la COP sobre el Control del Tabaco y esta es que, derivado del interés de la industria tabacalera y consumidores en estos asuntos, la OMS especifica que los países parte del Convenio deben de proteger las políticas de salud públicas de los intereses comerciales de esta industria. 

Además, han enfatizado que existe un "conflicto inherente e irreconciliable entre los intereses de la industria tabacalera y los de las políticas de salud pública". 

Esta situación ha sido fuertemente criticada por varios sectores de la industria tabacalera, asociados de la industria, activistas y los consumidores, pues señalan que están coartando las vías de comunicación para discutir, dialogar y fomentar un debate abierto y transparente sobre las oportunidades que hay para la reducción de los daños del tabaco

Lo anterior lo han sustentado bajo argumentos que buscan comparar lo que se vivió en la COP28, y demás reuniones anteriores sobre el cambio climático, en donde aseguran que hay una mayor apertura al diálogo para las partes interesadas, así como también una mayor amplitud en la transparencia de las decisiones que se toman respecto a este tema. 

Contradicciones

Una de los principales temas que se han señalado en la COP sobre el Control del Tabaco ha sido la exclusión al público en general, los medios de comunicación, los consumidores, los agricultores y otros grupos afectados por este debate. 

En general, la mayoría de los actores de la industria tabacalera, así como también otros actores no gubernamentales y consumidores que están preocupados sobre este tema, dicen respetar y apoyar el artículo 5.3 del CMCT de la OMS, que busca evitar la "influencia indebida sobre las autoridades de salud pública en todo el mundo", pues afirman que esta reconoce que la interacción con la industria tabacalera y los demás actores a veces es necesaria, siempre y cuando esta sea transparente y responsable. 

En este sentido, aseguran que los reguladores deben de actuar de forma imparcial y con transparencia, pero también recuerdan que estos deben de proteger la formulación de políticas de interés comerciales y otros intereses creados, en donde no necesariamente son exclusivos del control del tabaco, pues insisten que este es un principio de buena gobernanza y de toma de decisiones regulatorias. 

Inclusión en la COP10 y en la COP28 

Actualmente, el Convenio Marco para el Control del Tabaco cuenta con 28 organizaciones intergubernamentales internacionales y 21 organizaciones no gubernamentales en calidad de observadores. 

Mientras tanto, la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático cuenta con 140 organizaciones intergubernamentales y 2,360 organizaciones no gubernamentales como observadores. 

Esto funciona como evidencia de que la participación en las convenciones sobre el cambio climático continúa creciendo, la participación en las convenciones sobre el control del tabaco está decayendo. 

Por ello, se ha planteado cuestionamientos hacia el proceso de gobernanza del CMCT y la amenaza que esto representa para la regulación progresiva en interés de los fumadores adultos del mundo. 

En este sentido, hay que entender que el acceso a productos libres de humo respaldados por la ciencia pueden ser una opción más adecuada para los consumidores que siguen fumando tabaco, o en su debido caso, cigarros. 

En el debate del cambio climático se escucha la voz de todo el mundo, pues este exige una acción colaborativa para encontrar soluciones que prevengan una catástrofe ambiental, por esta misma razón es que se argumenta a favor de una mayor apertura y transparencia en el debate sobre el control del tabaco.