El partido Morena ha sido criticado en los últimos meses por la postulación y la inclusión de exintegrantes del PRI, PAN y PRD para algunas candidaturas estatales y para el Congreso, pese a esto, el líder de Morena, Mario Delgado, justificó estos ‘chapulineos’ hacia el movimiento.

Da clic aquí y entérate de todo sobre las elecciones y la política en nuestro canal de WhatsApp

En entrevista con la escritora Sabina Berman para el Canal Once, Delgado Carrillo fue cuestionado sobre la estrategia que estaba tomando su partido de incluir a gente externa de la oposición pues esto podía comprometer a la 4T en las elecciones del 2024.

Aseguró que esta era la estrategia que Andrés Manuel López Obrador usó para ganar en años anteriores: elegir “un candidato que rompa”. Por otro lado, aseguró que esto no comprometía a su movimiento porque no se sacrificaba la ideología. 

Nadie sacrifica la ideología (...) el proyecto no se cambia un milímetro, son ellos los que asumen los principios, los valores y el proyecto. (...) Mientras esté claro el proyecto de la Cuarta Transformación, no caemos en ningún riesgo”, señaló.

Rommel Pacheco y la ‘traición’ de Lilly Téllez

También se habló acerca del caso de Rommel Pacheco, quien estuvo en primera instancia en el Partido Acción Nacional como diputado, pero al no obtener el apoyo del partido para su candidatura para gobernador de Yucatán, abandonó sus filas. Poco después se unió a Morena y se volvió candidato para Mérida por el guinda.

Berman aseguró que Pacheco está en Morena pese a haberse quejado del comunismo, de no estar de acuerdo con las medidas de AMLO y ser cercano a Lilly Téllez, a quien calificó de ser una traidora a la izquierda, pues ella fue morenista pero dejó el partido al no coincidir con la ideología.

“Por eso ahora todos van al curso”, respondió Mario, “para que no salgan con que no sabía a qué me invitaron”. Sin embargo, dijo que no pueden obligar a nadie a pensar o votar a favor de lo que impulse Morena.

Pero algunos de los nuevos candidatos provenientes de otros partidos sí firmaron un compromiso de respetar estatutos: “No debe haber ningún temor de que en este gran movimiento de que entren unos cuantos y regresen al pasado, eso no va a ocurrir”, señaló.