El dirigente nacional de Morena, Mario Delgado, reconoció que sería un peligro que para las elecciones de 2024 surja un “traidor”, como lo fue Ricardo Mejía en Coahuila en 2023.

“Hay una lección muy clara, cómo se deben hacer las cosas que es el Estado de México y como no se deben hacer que es Coahuila…En el Estado de México hubo unidad, participaron en la encuesta más de 60 y siempre reconocieron a Delfina Gómez como ganadora”, explicó al tiempo que recordó de las aspiraciones por la candidatura de Horacio Duarte e Higinio Martínez, quienes “en lugar de hacer berrinche” se convirtieron en parte esencial de su campaña.

Mientras que en Coahuila, refirió que los malos resultados que tuvieron en la elección del pasado domingo mucho tuvo que ver con la “traición” de Mejía y la división que hubo con sus aliados del PT y el Partido Verde, que apoyaron a otros candidatos y no al morenista Armando Guadiana. 

“En Coahuila, ¿qué pasa? que se hace la encuesta, hay alguien que no respeta su palabra, traiciona, desafortunadamente el PT lo cobija, rompe el acuerdo, ya teníamos un acuerdo, lo lanza de candidato y evita que el voto opositor se consolide”, refirió. 

Mario Delgado indicó que el dato relevante es que el PT y el PVEM al final decidieron apoyar a Morena, por lo que para 2024 esa decisión les permitirá sentarse en la mesa y ver qué va suceder.

Comentó que ya tuvo acercamientos con las “corcholatas” de Morena, entre estas con Gerardo Fernandez Noroña y Manuel Velasco; así como los ya conocidos Adán Augusto López, Marcelo Ebrard y Claudia Sheinbaum. 

“Vamos a tener mucho diálogo, mucha comunicación, vamos a escuchar sus propuestas, sus inquietudes, no vamos a actuar de manera unilateral, porque es la construcción de la unidad y eso nos compete a todos, no es responsabilidad solo a la dirigencia sino de todo los participantes, justamente para que no vaya a surgir un Mejía, que lo dudo mucho porque son personas de primer nivel”, agregó Mario Delgado.