¿México saldría del T-MEC? Así ha cambiado el discurso de AMLO en su sexenio

El Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador buscará cobijarse con el famoso capítulo 8.

¿México saldría del T-MEC? Así ha cambiado el discurso de AMLO en su sexenio
¿México saldría del T-MEC?
Político MX

Esta semana dio inicio la ronda de consultas del T-MEC que solicitaron Estados Unidos y Canadá, sobre la política energética de México, en donde nuestro país defenderá su soberanía energética. El Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador buscará cobijarse con el famoso capítulo 8, sobre el derecho de México a realizar reformas y el “dominio directo” sobre los hidrocarburos. Se trata de un punto agregado por la administración de AMLO a última hora y que, de no haber existido, pudo haber echado abajo la renegociación del acuerdo que se inició en 2017, ¿qué ha cambiado desde entonces?

Durante 75 días, la Secretaría de Economía, de Tatiana Clouthier, y la Secretaría de Relaciones Exteriores, de Marcelo Ebrard, participarán en las consultas para la revisión del cumplimiento del artículo 31.4 del T-MEC, debido al presunto favorecimiento a las empresas del Estado, Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE). 

Político MX te recomienda: Prevén visita de Blinken para septiembre por discurso de AMLO sobre política energética

¿Qué ha cambiado en la postura de AMLO?

Una vez que Donald Trump llegó a la Casa Blanca, en enero de 2017, puso bajo la lupa el Tratado de Libre Comercio (TLCAN) al considerar que no era beneficioso para Estados Unidos. En aquel momento se cimbró la política comercial de la región de América del Norte, pero hubo quienes reconocieron que el acuerdo, aprobado en 1992, debía modernizarse. 

El término de las negociaciones del TLCAN se dieron también en medio de otra gran transición, la de México, en donde llegaba Andrés Manuel López Obrador un político antineoliberal y de izquierda. Fue un duro crítico a la Reforma Energética de Enrique Peña Nieto que abrió el sector a privados.

Entonces, tras su triunfo electoral en junio de 2018, AMLO nombró a Jesús Seade, exfuncionario en la Organización Mundial de Comercio (OMC), para que representara al gobierno mexicano entrante en la mesa de negociación. La postura lopezobradorista era impulsar que el sector energético se excluyera de las obligaciones que “protegían a la competencia”, según menciona El País

Esta postura de AMLO y su administración, a punto de arrancar motores, pusieron en vilo los meses de negociaciones que se llevaban hasta el momento, bajo las riendas del entonces secretario de Economía, Ildefonso Guajardo. 

Seade y Estados Unidos acordaron hacer cambios en el Capítulo 8 en donde habla de la soberanía, el derecho de México a reformar su Constitución, y el “dominio directo” del país sobre los hidrocarburos en el subsuelo. En tanto que EUA-Canadá se reservaron el derecho a la posibilidad de presentar una demanda ante un panel de arbitraje. 

Por fin, el acuerdo

En diciembre de 2019, México, Estados Unidos y Canadá firmaron el acuerdo, mismo que AMLO veía como una oportunidad para atraer la inversión para los tres países involucrados.

“Esto es muy importante, es un asunto de relaciones económicas, comerciales pero también de geopolítica, de fortalecer nuestro continente americano”, señaló AMLO en aquel evento en que estuvieron presentes Robert Lighthizer, representante comercial de la Casa Blanca, y Chrystia Freeland, viceministra de Canadá.

El viraje

Ya con Joe Biden al frente de Estados Unidos, empezó a incomodarle que el gobierno de López Obrador comenzó a cambiar las leyes para beneficiar a la CFE por encima de privados, pero lo que incomodó más aún fue la reforma eléctrica que presentó en 2021, en donde la empresa del Estado controlaría el 54 % del sector eléctrico, mientras que la iniciativa privada se quedaría con el 46 %. 

No obstante, en abril de este año, la oposición en la Cámara de Diputados logró frenar la iniciativa. Misma que no vio ningún cambio desde Palacio Nacional, pese a las constantes visitas del embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar; el representante de la Casa Blanca para el Clima, John Kerry.

Precisamente, en Estados Unidos comenzó a circular en sus medios nacionales que preocupaba a Washington la cercanía que comenzaba a mostrarse entre Ken Salazar y López Obrador, pues los encuentros eran constantes, no obstante, eso parece haber cambiado en los últimos días.

No es casualidad que luego de que el presidente López Obrador puso la canción de Chico Che, “Uy, que miedo”, en su mañanera, tras la solicitud de consultas, que el embajador haya pedido que el tema se abordara con seriedad. 

“El mecanismo de consulta es un elemento fundamental del TMEC que beneficia a los tres países al permitirnos resolver disputas rápidamente. Debemos abordar esta disputa del TMEC sobre energía con determinación y seriedad para una resolución expedita”, dijo el embajador.

AMLO rechaza salida del T-MEC

En plenas conversaciones, Andrés Manuel López Obrador afirmó que aunque el diferendo pase a un panel de resolución de controversias, su gobierno no cambiará su postura sobre la política energética mexicana, pero descartó una salida del T-MEC.

Además, afirmó que no hay razones para que sus socios comerciales hayan solicitado consultas sobre los alcances de la Ley sobre la Industria Eléctrica pues se estableció desde las bases del T-MEC la soberanía nacional sobre los recursos energéticos.

“Somos países soberanos, entonces cómo vamos a cambiar nuestras leyes, además, fue un acuerdo en el tratado. En materia energética es la nación la que tiene el dominio de esos bienes en México, ojalá y cambien de parecer porque aunque se vaya a un panel, no hay razón”, dijo AMLO.