Internacional
10_caucus_iowa_democratas_problemas_notas_040220_ml.jpg
Foto: Inforum

Caucus, demócratas y la app: cómo se cayó el sistema de resultados

Mar 04 Febrero 2020 19:26

Llegó el día tan esperado por demócratas y republicanos para realizar los caucus del estado de Iowa y dar “el saque” inicial a las elecciones 2020 en Estados Unidos. Pero la tecnología no tuvo palabra y retrasó la revelación de resultados en el partido del burro; virtualmente “se les cayó” su propio sistema electoral. Además de las implicaciones internas y nacionales de lo ocurrido, cabe una reflexión de la estructura que en México tenemos luego de una experiencia similar, “la caída del sistema”, hace más de tres décadas.


Los motivos del “desastre”

Tras una jornada ardua, se esperaba que por la noche del 3 de febrero se tuvieran resultados más que preliminares. Pero transcurría el tiempo y llegó un anuncio inédito: la nueva app para transmitir los resultados falló y eso hizo imposible dar números concretos. 

Los protagonistas de la jornada ya advertían el impacto político que esto tendría. "Cada segundo que pasa (sin conocer el ganador) socava el proceso un poco más", dijo Roger Lau, director de campaña de la senadora Elizabeth Warren. A su vez, una fuente de la campaña del candidato Pete Buttigieg dijo a la agencia Reuters que el retraso "deslegitima" el triunfo de cualquiera y mitigará los efectos de la victoria.


El presidente del Partido Demócrata en Iowa, Troy Price, reconoció que lo ocurrido era inaceptable y que pedía disculpas por ello: "Mi prioridad es la precisión de los resultados", dijo.

Agregó que dar a conocer el 100% de los delegados tomará un tiempo más, pero aseguró a los medios que poseen todos los respaldos y el registro en papel que garantizan la transparencia del proceso.


Y Iowa es para…

Fue hasta la tarde del 4 de febrero que ya hubo cierta certeza. Con el 62 por ciento del escrutinio Pete Buttigieg y Bernie Sanders tenían ventaja sobre Elizabeth Warren y Joe Biden.

Expertos y periodistas advierten que ser el ganador de estos caucus es un momento significativo en la precampaña, sobre todo desde el punto de vista mediático; si bien ganarlos no tiene una influencia significativa en la  carrera por la nominación, puede ser un golpe de gracia para los que aparecen como candidatos más débiles.

Pese a que Sanders está adelante en el voto popular esto no significa que vaya a llevarse la mayoría de los 41 delegados en juego. Además, durante la convención demócrata de julio que nomina formalmente al candidato presidencial, los delegados de otros aspirantes pueden terminar dándole su apoyo a otro aspirante.


La lección del caucus 2020

Ante estas fallas y el tiempo que se han tomado para conocer a un eventual ganador, surgen las reflexiones de un sistema en tiempos de internet y las redes sociales. Es un  sistema que más allá de las fallas técnicas probables, tiene mucho de espera. Las personas que acuden a estas asambleas hicieron filas en las frías calles de Iowa para entrar a las 1,600 escuelas, iglesias u otros lugares públicos donde se celebraron estas asambleas.

Basta repasar su proceso. En una primera votación se eliminan a los candidatos que no alcance el 15%, calificados entonces como "no viables" y sus partidarios pueden acudir al grupo de su segunda preferencia. Se vuelve a contar y entonces el grupo más numeroso es el que recibe el mayor número de delegados del estado.


Si la indecisión es manifiesta y no hay visos de solución, una moneda determina quién se lleva el último candidato en caso de empate entre candidatos. Así es, un auténtico “volado” lo puede definir todo. Es una clara expresión de la política de una comunidad constituida en desde inicios del siglo XIX.


México: si ves las barbas del vecino...

Las comparaciones pueden no ser las más objetivas y en nuestro sistema político-electoral no hay una equivalencia directa con los caucus. Nuestra historia, nuestros valores y nuestra idea de una elección nos ha hecho tener una estructura que busca dar confiabilidad directa a la emisión, recepción y conteo de cada sufragio.

Por ello la experiencia de hace más de 30 años de crear primero un Instituto Federal Electoral a raíz de la ya legendaria “caída del sistema”, y luego replicarse en las 32 entidades, ha contribuido a reducir, hasta donde ha sido posible, la desconfianza en las elecciones directas. 

Elecciones EUA 2020: además de presidente ¿qué más está en juego?