Internacional
Lenin Moreno
@lenin

El presidente de Ecuador y su silla de ruedas

Vie 26 Mayo 2017 11:50

Por: Roberto Trad

El nuevo presidente del Ecuador, Lenín Moreno es probablemente el primer presidente parapléjico elegido en tiempos modernos. Esta condición fue un reto para todos los que participamos en la campaña, pero también una extraordinaria oportunidad para demostrar que la discapacidad está en el entorno y no en las personas. Y que la mayor limitante para un ser humano es la falta de garantías sobre sus derechos. Para la campaña, el impacto de la condición del candidato se dio en dos grandes áreas; ambas fundamentales para cualquier elección; el tratamiento de su imagen visual y la logística del candidato.

Según la información de los estudios de opinión, uno de los miedos que tenían los electores sobre un eventual triunfo de Lenín Moreno, era su salud. Lejos de cuestionarle su capacidad para conducir al país y de ejercer el cargo (cuyas funciones ejerció durante dos meses en el año 2013, cuando ocupó la Presidencia durante una licencia del Presidente Rafael Correa), la imagen de un hombre en silla de ruedas, generaba una duda razonable sobre la fortaleza requerida para hacerlo. 

Sin duda, Lenín es un hombre fuerte de carácter y firme sobre sus convicciones. Solo teníamos que mostrar ésta actitud a cuadro, en los mítines y discursos, así como en algunas piezas para la campaña de redes. Lanzamos una sub-campaña llamada “mis primeros 5 días” en la que se habló de las acciones ejecutivas que habría de realizar el Presidente, para ayudar a la gente a imaginarlo en el cargo. Lo que le pasó a los electores ecuatorianos durante la campaña, es lo mismo que pasó a todos los que hemos trabajado con Lenín: a la vuelta de unos días, nos acostumbramos casi hasta el olvido de la silla y procedemos con absoluta normalidad. El resultado de la jornada electoral demostró que la sociedad Ecuatoriana es capaz de incorporar a cualquier persona con discapacidad, como si la discapacidad no existiera. O dicho mejor, entendiendo que la discapacidad no afecta objetivamente el desempeño de un ser humano. Al grado que lo eligieron su presidente.

Lo que sí existen son las barreras que impiden, dificultan o elevan el costo a una persona para participar plenamente. Estas barreras las sufrimos todos los días y a todas horas durante la gira. En cualquier campaña, el tiempo del candidato o candidata es un activo fundamental. Es de hecho el activo más valioso y escaso. Diseñar la agenda y la logística de Lenín, puso al equipo encargado ante el doble reto de, por un lado, maximizar el tiempo del candidato y por el otro brincar o derribar todas las barreras físicas que por existencia o por designio podrían obstaculizar la movilidad de Lenín. Por ejemplo, el diseño de un escenario donde se presentaría Moreno, debía contar por fuerza con espacio suficiente para colocar una rampa, la llegada en auto debía ser en el punto más cercano posible a la misma, debían colocarse vallas humanas para evitar los tumultos, si lo invitaban a una estación de Radio o Televisión, debíamos garantizar que hubiera elevador o rampas, etcétera. 

A sabiendas del problema, intereses de oposición intentaron “exhibir” al candidato varias veces, por ejemplo, invitándolo a debates sin garantizar acceso y movilidad para Lenín, con el argumento que debiera haber un trato igual para todos (lo correcto hubiera sido un trato equitativo que garantizara a todos el mismo derecho). O invitándolo a entrevistas en foros sin accesibilidad para personas en sillas de ruedas. 

La campaña de ataque subversiva de la oposición también intentó explotar la paraplejia de Lenin a través de memes, rumores e imágenes donde insinuaban que no sería él quien estaría al mando del gobierno sino Correa, o el Vicepresidente Jorge Glass. Al final lo único que lograron exhibir fue su propia visión y fortalecer una de las tesis centrales de la izquierda en que milita Lenín Moreno: la necesidad del Estado de derribar barreras para garantizar equidad.

El triunfo de Lenín en Ecuador significa mucho más de lo que unos y otros están tratando de significar. El triunfo de Lenín en Ecuador es el triunfo de un cambio cultural sobre la discapacidad que hace unos años pensábamos imposible. Llegando a la Presidencia, Lenín demostró que la mayor discapacidad está en el entorno y no el individuo. Que el mundo está lleno de barreras y que, aunque hay forma de brincarlas, lo justo sería derribarlas. ¡Enhorabuena!

Roberto Trad