Internacional
Caravana migrante 18 de enero 2019

Nueva caravana migrante endurece postura de Donald Trump

Vie 18 Enero 2019 19:54

Por Maru De Aragón

@MaruDeAragon

Estados Unidos y México están en alerta ante una nueva caravana de migrantes, un éxodo que, según el New York Times, podría darle armas al presidente Donald Trump, quien libra una feroz batalla con el Congreso para conseguir los fondos que necesita para iniciar la construcción de un muro en la frontera con México.

Esta lucha con la oposición demócrata llevó a Trump a ordenar, el 21 de diciembre pasado, el cierre parcial del gobierno, el cual se ha convertido ya en el más largo de la historia. Aunque Trump asegura que se trata de una caravana “gigantesca, la mayor que se haya visto”, nadie sabe cuántas personas la conforman ni cuántas más se irán sumando a su paso por Guatemala y el sur de México. Al igual que las dos caravanas del año pasado, ésta, que tiene como lema “Buscamos refugio, en Honduras nos matan” también partió de San Pedro Sula.

Esta nueva oleada de migrantes ocurre en condiciones muy distintas tanto en México como en Estados Unidos. Se trata de la primera caravana en el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, el cual anunció que se pondrá en marcha una nueva política migratoria de ingreso ordenado y seguro. Quienes se registren, recibirán visas humanitarias y permisos para trabajar. Quienes no proporcionen sus datos de identidad y biométricos, serán devueltos a su país de origen. Sin duda, será una tarea compleja debido a que en la frontera sur hay 12 puntos de ingreso por tierra pero 370 de cruce ilegal. 

Según el NYT, esta nueva política se pondrá a prueba en esta ocasión. Por otro lado, en Estados Unidos, Trump está utilizando este nuevo éxodo de centroamericanos para obligar al Congreso a que apruebe la financiación del muro fronterizo. Ha advertido que no firmará el nuevo presupuesto si no se incluyen los fondos necesarios para la valla.

Esta suspensión parcial de las actividades del Gobierno Federal ha provocado que cerca de 380 mil trabajadores públicos hayan sido enviados a sus casas sin goce de sueldo y que 420 mil más que laboran en áreas prioritarias como hospitales, control de tráfico aéreo, el Servicio Secreto, la Patrulla Fronteriza, tengan que trabajar pero sin recibir su sueldo. 

Paradójicamente se está complicando el problema migratorio debido a que muchos tribunales están cerrados lo que está ocasionando la acumulación de casos .El portal de empleo CareerBuilder.com señala que 78% de los burócratas no tienen ahorros y acumulan un promedio de 8 mil dólares de deuda en sus tarjetas de crédito. Según la agencia calificadora S&ampPGlobal, este cierre, el más largo de la historia, le cuesta a la economía del país 1,200 millones de dólares por semana. De continuar el cierre dos semanas más, le habrá costado casi lo mismo que el muro de Trump.

Pese a la enorme pérdida económica y las penurias de los empleados públicos Trump no cede y ha endurecido su postura. Ha advertido que este cierre podría durar meses y ha amenazado con declarar una emergencia nacional en la frontera, lo que le permitiría conseguir los fondos que exige sin la aprobación del Congreso. Del lado de los demócratas, que controlan la Cámara de Representantes, no hay indicios de que vayan a ceder. Propusieron a Trump reabrir el gobierno y continuar discutiendo las necesidades de seguridad en la frontera pero el presidente rechazó la oferta. 


La mejor prueba de que no cederán es la carta que la demócrata Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara Baja, envió a Trump en la que le pide que posponga el discurso anual del “State of the Union”, previsto para el 29 de enero. Pelosi sostiene que el Servicio Secreto, encargado de coordinar las medidas de seguridad para este evento que reúne a todo el gabinete, el Congreso en pleno, los representantes de las Fuerzas Armadas, los jueces de la Suprema Corte y el cuerpo diplomático es una de las agencias afectadas por el cierre del gobierno.

Y mientras Estados Unidos busca una salida a esta primera gran crisis del nuevo año, en México, Tonatiuh Guillén. Comisionado del Instituto Nacional de Migración, advierte que existe una “sincronía” entre las movilizaciones de migrantes centroamericanos y las políticas de Trump. “No son movilizaciones espontáneas, son estructuras organizadas, hay personas e intereses detrás de ellas”, dijo. Cabe recordar que las primeras dos caravanas ocurrieron semanas antes de las elecciones legislativas en EUA. Ésta coincide con las discusiones sobre el presupuesto, los fondos para el muro fronterizo y el cierre parcial del gobierno.

Este nuevo éxodo de hondureños podría ser la justificación ideal para que Trump siga adelante con su actual política migratoria aunque deberá de actuar con mucho cuidado de cara a las elecciones presidenciales del 2020. Una encuesta del Pew Research Center revela que el 58% de los estadunidenses rechazan un muro en la frontera.

Trump advirtió que sin muro será difícil detener a migrantes