Internacional
10_latino_suplica_antes_morir_170620_km.jpg
Fotos: FB/DiarioLibre

Otro video de brutalidad policial, ahora contra latino en California

Mié 17 Junio 2020 18:36

Un video dado a conocer la noche del martes muestra como Phillip García, un latino de 51 años, es maltratado por el Departamento del Alguacil en Riverside, California, durante más de 40 horas, destapando un nuevo episodio de brutalidad policial contra la víctima que decía “Alguien que me ayude”, antes de morir bajo custodia.

“Son asesinos. El Departamento de Policía y los alguaciles están asesinando a latinos y afroamericanos en sangre fría, sin contabilidad, sin transparencia y lo están haciendo con nuestros impuestos con el dinero del pueblo. Por eso tenemos que quitar el financiamiento a los Departamentos de Policía y crear sistemas que realmente protejan a la gente,” dijo Armando Carmona, activista de Riverside, a la agencia EFE.

Vive USA de El Universal informó que los hechos sucedieron el 23 de marzo de 2017, y los agentes retorcieron las extremidades de García, además de que lo empujaron y golpearon, aunque estaba atado a una cama, lo cual generó críticas en redes sociales, al igual que las que hubieron por los casos de George Floyd y Rayshard Brooks.

ProPublica fue el medio responsable de la divulgación de los videos donde la policía lanzó una granada a García que se utiliza para dispersar a manifestantes antes de que seis agentes lo trasladaron a un área especial en el hospital local.

Las imágenes muestran que en el hospital un policía le colocó un escudo de plástico en la cara mientras es retenido, además de que se recuesta en su cuerpo generando presión. García murió después y el Forense determinó que fue por homicidio.

Los oficiales falsificaron los registros de la cárcel y mintieron en sus declaraciones, pero ninguno fue castigado; el Departamento del Condado de Riverside pagó a la familia de la víctima 975 mil dólares para no ir a juicio, además de que negó actuar mal.

Shaquille O'Neal prepara a sus hijos por brutalidad y racismo policial