Internacional
Violencia Charlottesville
Violencia se desata en protesta de supremacistas en EUA
Sáb 12 Agosto 2017 15:21

El presidente de Estados Unidos Donald Trump llamó a la unidad y condenó "la violencia y el odio" que se manifestaron en Charlottesville, en el estado de Virginia, por enfrentamientos entre la policía y grupos supremacistas blancos, que llevaron a declarar estado de emergencia.

En mensajes para las redes sociales, Trump escribió: "no hay lugar para este tipo de violencia", ante los incidentes registrados en Charlottesville, donde grupos supremacistas provocaron incidentes al protestar contra el retiro de una estatua del general confederado Robert E. Lee de una plaza pública.

A su vez, el vicepresidente Mike Pence se solidarizó en sus redes sociales con lo expresado por Trump. "Estoy con el presidente contra el odio y la violencia. EUA es mayor cuando nos unimos y nos oponemos a quienes buscan dividirnos."

Luego de que las autoridades declararon estado de emergencia en Charlottesville, medios locales reportaron un percance, cuando un automóvil dejó múltiples lesionados al embestir a un grupo de manifestantes en la ciudad, sin que se conozca el número ni la condición de las víctimas.

El gobernador del estado de Virginia, Terry McAuliffe, declaró el estado de emergencia y llamó a la Guardia Nacional a Charlottesville, en medio de los incidentes, mientras que el Departamento de Policía reportaba algunos heridos y detenidos por los enfrentamientos. 

Los incidentes se produjeron luego que las autoridades de la ciudad declararon ilegal la manifestación "Unite the Right", que esperaba reunir el mediodía de este sábado entre dos mil y seis mil personas, entre nacionalistas blancos, neonazis y activistas de derecha, en el Parque de la Emancipación. 

La prohibición fue emitida una hora antes de que se iniciara la marcha, debido a que se produjeron choques entre grupos que se dirigían a la protesta en la estatua del general Robert E. Lee, y opositores a los supremacistas. 

Los grupos supremacistas, que se oponen a la decisión de la ciudad de retirar la estatua del general Lee, colocaron barricadas en las proximidades de la estatua del militar, quien encabezó los ejércitos de los Estados Confederados de América (esclavistas) durante la Guerra de Secesión (1861-1865). 

A raíz del anuncio del retiro de la estatua de Lee, Charlottesville se convirtió en punto de concentración de nacionalistas blancos, neoconfederados y activistas de derecha de todo Estados Unidos, incluidos integrantes del Ku Klux Klan.

Trump dispuesto a hablar con Maduro, cuando restaure democracia