Congreso
Kybernus cabildeo
Cabildeo: mecanismo de participación para la gobernabilidad
Mar 18 Abril 2017 16:59

Por: Xavier Arias

El siglo XXI presenta retos más complejos y dinámicos para los sistemas políticos. En años recientes hemos presenciado la pérdida de centralidad del Estado; la expansión de actores privados y sociales más autónomos e influyentes; el creciente descontento social con las instituciones públicas; la globalización de fenómenos sociales por medio del ciberespacio y el re dimensionamiento en el intercambio y consumo de información, haciendo urgente una capacidad de reacción y adaptación más efectiva de los sistemas políticos.

A este contexto se suma la incapacidad de respuesta por parte del gobierno a demandas y problemáticas sociales que, aunadas a los recientes casos de corrupción, han devenido en una amplia crisis de liderazgos y representación política, desconfianza del ciudadano a las instituciones públicas y el auge de candidatos populistas con discursos anti sistema. 

Parte de la solución para enfrentar estas problemáticas, es implementar nuevas formas de gobernar por medio de mecanismos de coordinación interinstitucional más complejos, menos jerárquicos y más interdependientes. 

Estas nuevas formas de gobierno permiten la retroalimentación entre Estado y sociedad: el primero necesita de actores de la sociedad civil y los grupos de interés, privados y sociales, interactúan con el Estado.

Por ello, los mecanismos de participación ciudadana en las decisiones públicas son cada vez más importantes para la gobernabilidad (capacidad del Estado de atender y responder a las demandas sociales) y la gobernanza (modo en que el Estado suma e interactúa con la sociedad en los procesos de decisión y diseño de políticas públicas) de las sociedades modernas. 

Uno de estos mecanismos es el cabildeo, que no es más que cualquier acto o actividad cuyo fin es comunicar, de manera directa o indirecta, los intereses de una o más personas, con el objetivo de influenciar o persuadir a tomadores de decisiones en búsqueda de un beneficio futuro. 

Entre otras cosas, el cabildeo como método de participación, juega un papel trascendental en el enriquecimiento del diseño de políticas públicas; la democratización y legitimación de los procesos de decisiones públicas; la promoción de equidad entre grupos de interés; la inclusión de las demandas de minorías en la agenda pública; el fomento de la transparencia y rendición de cuentas y la eficiencia y puntualidad con la que el Estado atiende nuevas problemáticas sociales. 

Por ello, es de suma importancia diferenciar el cabildeo como una actividad en la cual se actúa dentro del marco legal para influir positivamente en las decisiones públicas, de otras actividades que buscan beneficiar a funcionarios fuera de la ley. 

Del mismo modo, se pueden mitigar los riesgos dando acceso equitativo a todos los grupos de interés y fomentando la participación de la mayor cantidad de actores posibles en los procesos de decisión que lleve la transparencia como bandera, profesionalizando así la interacción entre sociedad y gobierno. 

El cabildeo no es un fenómeno nuevo o una rareza. Es una actividad inherente a todo sistema social como mecanismo de participación ciudadana. Y en los tiempos que corren, sus implicaciones para la gobernabilidad y la gobernanza serán cada vez más relevantes. Por ello, en el caso de México, es fundamental dejar atrás la visión limitada y arcaica del cabildeo (que suele tener una connotación negativa) y así evolucionar a una visión más moderna y pragmática que reconozca su utilidad y fomente su uso como mecanismo licito de participación ciudadana.

México amerita una democracia avanzada, y el cabildeo, realizado de forma ética y regulada, suma a su consolidación.

Xavier Arias es moderador del taller de cabildeo de Kybernus.