Congreso
tatiana_cicatriz_1200_notas20091018.jpg
Foto: Notimex

Clouthier sube en bancada de Morena, ¿operación cicatriz?

Mar 09 Octubre 2018 19:09

Con menos de 40 días en la actual LXIV Legislatura, los liderazgos en la bancada de Morena en la Cámara de Diputados se ajustan, tanto por los delicados equilibrios internos, como por el reto que significa manejar y encauzar a 256 legisladores: tan distintos entre sí, tan empoderados y con agendas tan diferentes. Precisamente Tatiana Clouthier y Pablo Gómez llegan para que esa enorme fracción parlamentaria no se desborde, por dentro y por fuera, además de que sus nombramientos dan la impresión de ser una “operación cicatriz”.

Por lo pronto se eligió a Tatiana Clouthier como vicecoordinadora parlamentaria, es decir, la segunda de a bordo, tanto para marcar la “línea” entre los más de 200 diputados, como para tomar decisiones si el coordinador Mario Delgado no se encuentra o hay una emergencia. No puede dejar de pensarse que ante una eventual ausencia definitiva del experredista o falla grave, ella asumiría de inmediato el liderazgo; por ese lado Andrés Manuel López Obrador ya tiene un “candado” para evitar que alguna corriente adversa controle ese ámbito de poder y decisión.


Tampoco debe quedar de lado que la política regiomontana no asumió el liderazgo de alguna comisión legislativa en San Lázaro; en un caso extremo podría colgarse la mención de “premio de consolación” o una “operación cicatriz” pero entre analistas y columnistas se observa que Tatiana está por encima de eso, luego de su labor como coordinadora de la, sin duda, exitosa campaña electoral del tabasqueño.


No menos significativo es que Pablo Gómez tenga ahora la posición de coordinador de proceso legislativo en la bancada de Morena. A bote pronto se observa como un cargo “menor” para quien fuera integrante del movimiento estudiantil de 1968, preso político uno de los fundadores del partido del sol azteca; diputado de la Asamblea Legislativa en una ocasión, senador de 2006 a 2012 y cuatro veces diputado a nivel federal.

Precisamente a partir de ese expertise legislativo, es la mejor opción para “vigilar” los procesos legislativos que la bancada ponga en marcha: desde la conformación de las iniciativas, su presentación, su llegada a comisiones, su discusión y su votación en el pleno. Debe pensarse que en toda esta cadena habría cambios, ajustes, concesiones o la defensa de elementos irrenunciables, pensando una vez más en las encomiendas que desde el poder ejecutivo se establezcan.


Gómez es ya un conocedor como pocos de los “laberintos” camarales, de las trampas legislativas y de los riesgos de incurrir en alguna ilegalidad que pueda servir a las bancadas opositoras para “bloquear” o de plano “tirar” la propuesta en cuestión. Más allá de aplicar una “mayoría aplastante”, a cada ley o iniciativa se le debe dotar con la mayor legitimidad posible. Los más escépticos verán que es otra manera de calmar los ánimos de su liderazgo, ante nombramientos tan polémicos como el de Manuel Bartlett en la Comisión Federal de Electricidad (CFE).


Es así que finalmente quedaría integrada la mesa directiva del más grande y principal grupo parlamentario en San Lázaro, el que tiene sobre sus hombres encomiendas fundamentales para que el próximo gobierno federal cuente con las herramientas legislativas suficientes para operar a partir del cada vez más cercano 1 de diciembre.

Clouthier y Delgado lideran ranking de redes de diputados Morena