Congreso
pluris_notas41270917.jpg
Cuartoscuro

Hasta 12 mil mdp, ahorro por cortar a los “pluris” en Congreso

Mié 27 Septiembre 2017 18:59

La urgencia por enfrentar el desastre y la contingencia por los sismos de este septiembre bien puede ser la “ventana de oportunidad” largamente esperada para reducir el Congreso. No solo se trata de recomponer la efectividad legislativa y hacer que las fuerzas políticas se recompongan; lo más urgente es conseguir recursos y estos puede ser hasta por casi 12 mil millones de pesos.

Por supuesto que de nuevo aparecen las voces que critican la propuesta de eliminar a los legisladores plurinominales, como lo acaba de plantear una vez más el PRI; señalan que es una medida para tomar el control “absoluto” de ambas cámaras. Pero esto tiene a su vez distintas miradas.

La historia de una idea

- Desde diciembre de 2009, el entonces presidente Felipe Calderón propuso reducir el número de integrantes del Congreso. Su iniciativa se quedó en comisiones sin discusión

- Septiembre de 2016: el diputado Macedonio Salomón Tamez hizo lo propio pero su idea se desechó por no que se dictaminó en el plazo correcto.

- Enero 2017: el diputado priista Jorge Carlos Ramírez Marín presentó una iniciativa en ese sentido.

- Los panistas también tienen opciones al respecto: primero el 25 de enero el senador Fernando Torres Graciano; luego el 14 de febrero el coordinador en San Lázaro Marko Cortés.


Todo se reduce a reformar los artículos 52, 53, 54 y 56 de la Constitución. El número varía: hay quienes buscan reducir de 200 a 100 los diputados plurinominales, así como eliminar en su totalidad los senadores electos por ese principio. Con ello la conformación de las Cámaras seria de 400 y 96 legisladores respectivamente.

El PRI apuesta a eliminar a 200 diputados federales, 64 senadores y 438 diputados locales; de allí es donde saldrían 11 mil 600 millones que bien podrían ser marcados en el Presupuesto de Egresos 2018 para la reconstrucción de las zonas afectadas por el sismo.

Las voces se concentran en que se corre el riesgo de que un solo partido se haga del control legislativo. Se olvidan de que la figura “plurinominal” nació en la segunda mitad de los años 70 como parte de una reforma política en donde verdaderamente se “abrió” el Congreso a una oposición acotada, dispersa, sin apoyos y sin infraestructura.

40 años después el sistema de partidos tendría que mostrar su fortaleza, y con la reducción de espacios, fomentar la generación de propuestas e ideas los partidos a los electores; hoy, con todo el aparato que se tiene (y que algunos columnistas subrayarían “costoso y oneroso”) prácticamente ninguna fuerza política oficial tiene las condiciones de 1977.


A esto se suma la mala imagen que la ciudadanía tiene de los “plurinominales”, que al ser los mismos que saltan de una cámara a otra (“chapulín” dixit) no ayudan a que se tenga la confianza y el respaldo para su labor. Muchos coinciden: ante la emergencia, se requieren medidas y soluciones imaginativas con una perspectiva a largo plazo y ésta bien puede ser una de ellas.