Congreso
mando_mixto_notas36240517.jpg
Cuartoscuro

Iniciativa de EPN de Mando Mixto ‘se muere’ gracias al PRI

Mié 24 Mayo 2017 20:54

El PRI muestra que no hay voluntad política para que la iniciativa de Mando Mixto aprobada en el Senado pase siquiera la etapa de comisiones. En estas horas voces del Legislativo y en pasillos políticos advierten que “está prácticamente muerta”. De poco sirvieron los llamados del PAN y el PRD.

El PRI, PVEM, PES y Nueva Alianza anunciaron este día que votarían en contra de esta minuta y con ello no pasará la modificación en comisiones; y por tanto no llegará al Pleno de la Cámara.

Ahora el péndulo en la bancada de San Lázaro, presidida por César Camacho, parece ubicarse en apostar al Mando Único. Los presidentes de las comisiones de Seguridad Pública y de Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados, el panista Jorge Ramos y el perredista Guadalupe Acosta, acusan la más absoluta de las contradicciones.

Jorge Ramos ha considerado que “el problema de origen está en las autoridades civiles, y está es la reforma que iba a resolver esta situación. Esta es una consecuencia, no una causa. Simplemente es atender la realidad y el sentido común”.

Mientras que Acosta consideró “una desgracia que el partido del Presidente de la República tenga congelada esta minuta, no obstante ser producto de una iniciativa del propio Ejecutivo y haber sido aprobada por el Senado desde hace más de un año”.

Un breve recuento de esta historia:

- El Mando Único Policial se planteó por primera vez en junio de 2010 con el presidente Felipe Calderón: consideró urgente crear una policía única con un mando homologado en cada estado, para subsanar la falta de coordinación y estrategia.

- El 1 de diciembre de 2014, el Presidente Enrique Peña Nieto envió una iniciativa para crear el Mando Único Policial con el que se desaparecían las policías municipales y se responsabilizaba a los gobernadores de garantizar la seguridad en todo su territorio.

- En marzo de 2016, el Ejecutivo federal, por medio de la Secretaría de Gobernación, aceptó modificar la iniciativa del Mando Único para conformar un nuevo diseño “mixto”.

- En junio de ese año, el Senado de la República aprobó la reestructuración de los cuerpos de seguridad.


A punto de cumplirse un año, la iniciativa está congelada en San Lázaro, a pesar de que tiene un 70 por ciento de la que propuso el presidente Enrique Peña Nieto:

- Se reforman los artículos 21, 73, 76, 115, 116 y 123 constitucionales.

- Prevé la intervención de las fuerzas federales de seguridad en estados y municipios que hayan sido infiltrados por la delincuencia organizada.

- Faculta a los gobernadores que asuman temporalmente el mando de las instituciones policiacas de los municipios en casos de fuerza mayor, alteración grave del orden público y las demás que determine la ley.

- Se incorpora la figura de la policía de proximidad, con competencia para la aplicación de los bandos de policía y gobierno, e infracciones administrativas.

- A propuesta del PAN, en el caso de la intervención de la Federación a los estados, se requerirá de la aprobación del Senado. Esto podrá consistir en la remoción y el nombramiento de mandos, la reestructuración organizacional y de procedimientos.


Desde su llegada a la Cámara de Diputados su aprobación estuvo condicionada al aval de la Ley de Seguridad Interior que responde a la demanda del Ejército y la Marina.

Tanto el PAN como el PRD han advertido que sin una reforma que fortalezca a los policías locales, no tiene sentido una ley para las Fuerzas Armadas porque “eso propiciaría una eterna labor en las calles de los soldados y marinos”.

César Camacho indicó en estas horas que “sobre esta base hay legislación de seguridad pública en vigor que por supuesto puede mejorar y nosotros volveremos a la carga con el planteamiento de Mando Único”.

El dictamen, como se ve, puede quedar sepultado pues conforme llegue el último periodo ordinario de sesiones del año, las prioridades serán distintas a la luz de los resultados electorales del primer domingo de junio  y con miras al 2018.