Congreso
panvotos_notas19290817.jpg
Cuartoscuro Lozano, Cordero y Gil podrían dar voto a PRI para fiscal general
Mar 29 Agosto 2017 17:37

Todavía no arranca el periodo ordinario de sesiones y el PRI y el PAN ya se declararon la guerra por el pase automático del procurador a fiscal general de la República. A los senadores priistas no les alcanzan los números, les urgen votos, pero podrían aprovechar la fractura en el PAN para concretar su plan de convertir a Raúl Cervantes en fiscal general de la Nación. Dicen que algunos aliados del tricolor bien podrían ser los panistas Javier Lozano, Ernesto Cordero y Roberto Gil.

cervantes_notas30220617.jpg


Pleito por pase automático de Cervantes

Desde de 2016, PRI y PAN mantienen un intenso jaloneo por dos temas: el nombramiento del fiscal Anticorrupción y el fiscal general de la República. Los priistas quieren que se apruebe el pase automático del actual procurador Raúl Cervantes a la nueva Fiscalía General, cargo que ocuparía durante nueve años.


El proceso para la designación del titular de la Fiscalía fue avalado en un transitorio del artículo 102 constitucional, lo que implica que sería por mayoría simple. La bancada del PRI en el Senado tiene 55 integrantes y su aliado el PVEM cuenta con 7; así que juntos sumarían 62 votos y solo requerirían de tres más para lograr que Cervantes se quede con el nuevo puesto.

Senadores del PAN y de Morena advirtieron que el PRI está de “cazavotos”, para conseguir el pase automático de Cervantes, “solo es necesario aprobar la Ley de la Fiscalía General, lo que requiere la mitad más uno de los legisladores presentes en el pleno”, afirmaron. 

"El PRI le apuesta por el camino corto, quiere construir una mayoría de votos artificial porque quieren un fiscal a modo para el Gobierno Federal", advirtió el coordinador del PAN, Fernando Herrera.

"Se hará fiscal general en automático si se aprueba una Ley de la Fiscalía General de la República; ya no se necesitan dos terceras partes de los votos, con 50 por ciento más uno se aprueba la minuta", detalló Miguel Barbosa, vicecoordinador de la bancada PT-Morena.

barbosa_notas13020817.jpg


¿De dónde saldrían esos tres votos que le faltan al PRI?

Los priistas requieren negociar con legisladores de cualquier otra bancada para que los apoyen. Todo parece indicar que podrían acercarse a algunos senadores del PAN, ahora que hay distanciamiento con el líder nacional del partido, Ricardo Anaya.

El dirigente panista tomó como bandera el tema del fiscal general para salir del escándalo sobre el presunto enriquecimiento ilícito de su familia. Anaya Cortés insistió en que el Gobierno Federal elaboró un plan para golpearlo políticamente y poder imponer al nuevo fiscal general de la Nación. Ante esto le declaró la guerra al PRI previo al inicio del próximo periodo ordinario de sesiones en el Congreso.


Ante esto, los senadores del PAN Javier Lozano, Ernesto Cordero y Roberto Gil se desmarcaron de su líder. Cordero y Gil insistieron en que ellos no se encuentran en guerra con el PRI. Por su parte, Lozano dijo que está dispuesto a sentarse a negociar con el tricolor, sobre todo en temas que son importantes para el país.

La Comisión Permanente del PAN no puede dar instrucciones a los senadores, afirmó el senador panista con licencia Javier Lozano

"Por más Comisión Permanente que sean, nos pueden hacer una recomendación; pueden ellos haber votado como Comisión Permanente, pero no nos pueden dar una instrucción.

Lozano Alarcón dijo que no concuerda con la postura de su partido de evitar que Raúl Cervantes se convierta en fiscal: "No sé si todos vamos a otra en el mismo sentido todos los temas. Habrá quienes se abstengan absolutamente de participar; cuando menos doce personas dentro del grupo parlamentario no están dispuestas a cerrar las puertas del diálogo con el PRI", dijo.


En tanto, Roberto Gil mencionó en la columna que publica en El Financiero: “Más que un mesías justiciero en la silla de la Fiscalía General, necesitamos miles de fiscales, mediadores, conciliadores, peritos e investigadores que atiendan y resuelvan cada caso con diligencia. Más que un superfiscal incoloro, se requieren centenares de fiscales preparados para usar un criterio de oportunidad, activar la acción penal, encontrar una salida alterna o para acercar a las partes en una solución restaurativa”.

Estos panistas pertenecen a grupos opositores a Ricardo Anaya, quien aspira a la candidatura presidencial de Acción Nacional.  

Así que no sería raro que Lozano, Cordero y Gil votarán diferente a su grupo parlamentario, en primera para contrariar a Anaya Cortés y en segunda, movidos por sus intereses de grupo y personales. En el caso de Javier Lozano quiere pelear la candidatura de Acción Nacional a la gubernatura de Puebla. Mientras que Gil Zuarth suena para ir por la Jefatura de Gobierno de Ciudad de México y no se descarta que busque apoyo externo para lograr sus planes.

Anaya declara guerra a PRI y cierra puertas al PAN en Congreso