Congreso
diputados1200_notas5101017.jpg

Partidos inician jaloneos, tienen diferencias sobre presupuesto

Mar 10 Octubre 2017 14:30

Gráfico prioridad partidos presupuesto 2018

Los partidos afinan su estrategia para analizar el Paquete Económico 2018 propuesto por el Ejecutivo al Congreso de la Unión. La propuesta original se ajustará para atender la reconstrucción de los estados afectados en los sismos del 7 y 19 de septiembre. Hay coincidencias entre los partidos políticos en que la prioridad debe ser el apoyo a los damnificados, pero también hay grandes diferencias sobre la manera de obtener los recursos para la reconstrucción y quién los administraría. Otro tema prioritario serán las elecciones de 2018, verán con cuánto dinero contarán para sus campañas.


Coincidencias y diferencias

Sobre las mesa están las propuestas para eliminar o recortar el financiamiento público a los institutos políticos en 2018, más por la presión de la ciudadanía que por iniciativa propia. Esto, porque antes de la doble tragedia se perfilaba que los partidos contaran con 6,788 millones de pesos para el próximo año; 2,191 de ellos serían para las campañas electorales de 2018.

El PRI propone priorizar la reconstrucción y quitarle el dinero público a los partidos para que se canalice a los damnificados. La otra opción es que se elimine el Fondo para el Fortalecimiento de la Infraestructura Estatal y Municipal (Fortalece), mejor conocido como “fondo de los moches”, que asciende a 10 mil millones de pesos. Lo llaman así porque los diputados acostumbraban pedir recursos para sus municipios, pero se sospecha que después algunos legisladores le decían a los alcaldes que “se mocharan” con ellos.

El Paquete Económico del próximo año no incluye al Fortalece, pero los priistas promueven una iniciativa que prohíba que los recursos federales puedan ser transferidos hacia fondos, cuyo manejo quede a disposición de los legisladores.



Para quitar “el fondo de moches” no se tocaría el dinero de los partidos y la Federación podría reorientar ese dinero a la reconstrucción. Habría un plus, el promotor sumaría adeptos entre la opinión pública. Sin embargo, eso le pegaría al tema electoral, algunos gobernadores y alcaldes usaban parte de esos recursos para hacer obras y presumirlas como su legado, de paso promovían el voto para sus partidos.

La otra propuesta del tricolor es eliminar o reducir el financiamiento público a los partidos, se requiere una reforma constitucional y lograr un consenso sobre quién se encargaría de administrar los recursos para destinarlos a los damnificados. El PRI quiere que lo haga Hacienda, Morena y el Frente Ciudadano por México piden que lo haga un comité o contraloría ciudadana, temen que el dinero vaya a parar a la campaña electoral de los priistas.


PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, integrantes del Frente Ciudadano, están de acuerdo en crear un fondo nacional de reconstrucción y eliminar el presupuesto de los partidos, pero sobre todo insisten en quitarle privilegios a los secretarios de Estado y otros funcionarios de alto nivel. Su prioridad es reducir el gasto del Gobierno Federal en spots, seguros médicos privados y sueldos de los funcionarios.


Hay otra cosa importante para panistas y perredistas: defender los recursos que se les asignen a sus bastiones. Ante esto, Ricardo Anaya, dirigente del PAN; y Alejandra Barrales, del PRD, se reunieron con sus coordinadores parlamentarios y gobernadores emanados de de sus filas. La lectura es que irán en bloque legislativo para estirar lo más que se pueda la “cobija presupuestal” y alcanzar a cubrir a sus estados.


Por su parte, legisladores federales del bloque Morena-PT dijeron sí a un fondo de reconstrucción; que contemple 35 mil millones de pesos para atender a los damnificados en Ciudad de México. ¿Por qué el interés por la capital mexicana? Porque Morena se perfila como puntero en las encuestas para gobernar la ciudad el próximo año, en caso de concretarse se convertiría en el principal bastión morenista.


Llama la atención que Morena está a favor de eliminar el financiamiento público a los partidos, pero es más incisivo en reajustar el presupuesto 2017-2018 para que ese dinero vaya inmediatamente a la reconstrucción. Los morenistas quieren usar los 100 mil millones de pesos del remanente del Banco de México y aplicar medidas de austeridad en varias dependencias para ahorrar 302 mil millones que permitan ayudar a los damnificados.

Los morenistas señalaron que más allá de los gastos de campaña de los partidos la tijera debe pasar por el presupuesto de las secretarías y la Presidencia de la República. Cabe recordar que Morena hizo una colecta entre sus militantes de 103 millones de pesos para donarlos a los damnificados, pero no ha renunciado a sus prerrogativas de 2017.

AMLO


Prioridades de los partidos pequeños

Los partidos pequeños también van por dar prioridad a la reconstrucción, pero si se eliminara el financiamiento público para el próximo año, ellos serían los más afectados. ¿De dónde obtendrían dinero? Solo tendrían acceso a los recursos de los municipios que gobiernan, la excepción sería el Partido Verde que tiene la gubernatura de Chiapas. Aunque los diputados del Verde pidieron que no se olviden las necesidades de los municipios de todo el país.

En el caso del Partido Encuentro Social (PES) hizo un llamado para que no desaparezca el “Fondo Frontera”, que al menos 750 millones de pesos se contemplen para el próximo año. Esto, porque ese fondo beneficia a Tamaulipas, donde el PES controla la alcaldía de Gustavo Díaz Ordaz. Mientras que Nueva Alianza aboga porque haya financiamiento suficiente para las necesidades educativas de la población indígena y los migrantes. La petición del partido turquesa no sorprende, pues tiene de su lado al magisterio. 


Por lo pronto, el proyecto del Paquete se encuentra en las comisiones unidas de la Cámara de Diputados, en estos días lo analizarán en conjunto con funcionarios de la Secretaría de Hacienda, organizaciones sociales, los sectores académico y empresarial para escuchar sus propuestas.  Se tiene previsto que el dictamen de la Ley Ingresos de la Federación, se someta a consideración del pleno a más tardar el 20 de octubre. Mientras que el límite para que los diputados avalen el proyecto de Presupuesto de Egresos es hasta el 15 de noviembre.

Habrá Fondo de Reconstrucción en Presupuesto 2018