Congreso
07_prd_se_apaga1200_notas190219_ct.jpg
Foto: @fanysantiagof

PRD se ‘achica’ en San Lázaro: ¿Morena se puede fortalecer?

Mar 19 Febrero 2019 19:59

Que el Sol Azteca se apague cada vez más en el Congreso de la Unión no es un asunto anecdótico para el sistema de partidos ni para la política mexicana. Las bancadas en cualquiera de ambas cámaras son el espacio de poder más evidente para los institutos que no están en la presidencia de la República; que se reduzca por pérdida o salida de integrantes es una señal de crisis evidente. A casi 30 años de su creación el PRD se ve en su expresión más mínimo y no augura nada bueno para el otrora partido de izquierda más importante de México.

Nueve diputados del PRD, entre los que se encuentran Mauricio Toledo y su hasta ahora coordinador Ricardo Gallardo, dijeron que dejan el partido para votar libremente a favor de iniciativas impulsadas por Morena, aunque descartaron sumarse al grupo parlamentario.



Pocos son los que estaban conscientes de esta crónica de un cisma largamente anunciado: es probable que puede rastrearse desde noviembre de 2018 cuando Héctor Serrano presentaba su renuncia luego de 15 años de militancia. En su momento señalaba que dejaba a ese instituto político en congruencia con lo que ha pedido desde hace más de tres años: es tiempo de dar mayor espacio a nuevos y jóvenes liderazgos. "Siempre actué con lealtad al PRD y hasta el último momento, luché comprometido por sus causas", indicaba su escrito de salida.



En un sentido paralelo Ricardo Gallardo, el ahora excoordinador parlamentario, acusó al Sol Azteca de haberse desviado de sus ideales y de no apoyar iniciativas que han sido demandas de la izquierda sólo porque son presentadas por Morena, como la consulta popular.

Llama la atención la propia historia de este político potosino; hijo del alcalde de la capital de ese estado Ricardo Gallardo Juárez, fue detenido en 2015 por presunto lavado de dinero y crimen organizado, sospechoso tras comprar un violín de cinco millones de pesos. Estuvo recluido casi un año en el Centro Federal de Readaptación Social de Ocampo, en Guanajuato, y salió al obtenerse un amparo, aunque nunca fue exonerado realmente de los cargos. Ahora termina una historia partidista de 17 años.

En el caso de otro de los ahora experredistas, Mauricio Toledo, ya se adelantaba su salida del feudo perredista; incluso el órgano político tenía dos procedimientos sancionadores en su contra lo que eventualmente significaría su expulsión, en medio de un escándalo de presuntas extorsiones.


Por supuesto las preguntas pertinentes son ¿qué va a pasar con la bancada del PRD?, pues queda con 10 integrantes luego que en días pasados también renunció Teófilo García Corpus para sumarse a Morena. Todavía es una bancada de manera formal, con representación, prerrogativas y voto en la respectivas comisiones pero se convierte en un aliado menor de un posible bloque opositor el cual ve disminuidas sus posibilidades de plantarle cara a la fracción legislativa mayoritaria.


¿Y los otros 9 diputados? según la Ley Orgánica del Congreso General, en caso de que mantengan no unirse a ninguna bancada, serán considerados “sin partido”, con los mismos derechos y obligaciones que los demás; por el contrario, si deciden formar una bancada, los recursos que reciban dependerán del número de diputados y provendrán exclusivamente del Congreso de la Unión sin acceso a otras prerrogativas.

Justo es ahí que ese carácter “volátil” de su apoyo en votaciones de dictámenes es lo que los vuelve “peligrosos”: analistas y expertos en el tema legislativo apuntan a que así Morena lograría sumar 335 votos y amarrar la mayoría calificada para las reformas constitucionales que promueve sin depender de negociaciones con PAN o PRI. Esa sería la “pequeña” gran consecuencia de ese cisma perredista: un sol que se apaga para dar paso a otra estrella en el panorama político del México del siglo XXI.

PRD: Morena no logrará mayoría para Guardia si continúa cerrazón