Congreso
cervantes_notas17161017.jpg
Cuartoscuro

Renuncia de Cervantes presiona a oposición para avalar fiscal

Lun 16 Octubre 2017 15:14

En la última década el promedio de los titulares de la Procuraduría General de la República (PGR) ha sido de 18 meses. En el caso de Raúl Cervantes renunció 10 días antes de cumplir el año. Se fue en medio de acusaciones presuntamente por intentar un pase automático en la transición de la Procuraduría a la nueva Fiscalía. Cervantes aseguró que se va para destrabar el nombramiento del fiscal en el Congreso. En la lectura no se descarta que sea una estrategia para presionar a las Cámaras y que aprueben la Ley de la Fiscalía y la designación de su titular antes de las elecciones de 2018.


¿Por qué se va Cervantes?

“En próximos días, en la Cámara de Diputados se discutirán las nuevas Iniciativas relacionadas con la Fiscalía General de la Nación, por lo que para no detener más las urgentes leyes que México necesita, he decidido enviar al presidente Enrique Peña Nieto y al Senado mi renuncia irrevocable a la PGR”, detalló Cervantes.


Pero el nombramiento del nuevo fiscal no depende de la renuncia de Cervantes a la PGR, en realidad los partidos quieren llevar mano en la designación, porque durará nueve años en el cargo, será transexenal. Al parecer ningún partido está dispuesto a ceder, quieren que el nombramiento del fiscal se haga antes de los comicios presidenciales del próximo año tomando en cuenta tres factores:

-Que se vislumbra que en la próxima legislatura ningún partido grande tendría la mayoría absoluta; así les sería más difícil promover a sus gallos para la Fiscalía.  

-Que en la contienda por la Presidencia de la República, Morena es puntero en la mayoría de las encuestas de empresas privadas y medios nacionales; así que el PRI y el PAN buscarían tener un aliado en la Fiscalía.  

-Que los partidos hicieron del tema del fiscal un asunto electoral y que podría ser usado como pretexto para no debatir otros casos pendientes como: el nombramiento del fiscal anticorrupción, la Ley de Seguridad Interior, el Mando Mixto y el financiamiento público a los partidos políticos.


Cervantes todavía podría ser fiscal

La renuncia de Raúl Cervantes a la PGR no le impide que compita para ser el nuevo fiscal. Es verdad que todavía debe discutirse la eliminación del pase automático de la Procuraduría a la Fiscalía, pero Cervantes aún podría postularse al cargo.

Los partidos de oposición piden que desista de esa intención: "Cervantes ya no debe competir. Él debe tener perfectamente claro que no", expresó Miguel Barbosa, vicecoordinador del los senadores del PT.


Los legisladores del Frente Ciudadano por México (integrado por PAN, PRD y Movimiento Ciudadano) también acusaron al PRI de querer imponer un fiscal a modo para que le cuide las espaldas al gobierno de Enrique Peña Nieto después de 2018.  Los del Frente insisten en que lo ideal sería un fiscal apartidista.


¿Plan con mañana?

Los tres fiscales del sexenio de Enrique Peña Nieto salieron del Congreso de la Unión, Raúl Cervantes fue senador del PRI y presidente de la Cámara Alta en 2014. Su antecesora Arely Gómez también salió del Senado; y Jesús Murillo Karam salió de la bancada priista en la Cámara de Diputados.

Algunos dicen que Cervantes pidió salir de la PGR debido al desgaste público y personal que ha vivido desde agosto a la fecha: el conflicto legislativo en la Cámara de Diputados por el polémico “pase automático” y el escándalo por su Ferrari rojo, el cual aclaró compró con los recursos que ha obtenido a lo largo de su carrera como abogado.


Otros ven en la renuncia de Raúl Cervantes un plan con mañana del PRI para presionar al Congreso; así aprobaría la Ley de la Fiscalía General y se vería obligado a nombrar al nuevo fiscal, el dictamen tendría ciertas condiciones para que el Ejecutivo tenga el control del proceso.

Renuncia de Cervantes, por incompetencia vs. corrupción: Cortés