Congreso
chiquibancadas_notas6310718.jpg
Sus votos son definitivos: así operarán minibancadas en Congreso
Mar 31 Julio 2018 21:33

Rumbo a la conformación y puesta en marcha de la LXIV Legislatura, marcada en ambas cámaras del Congreso por la mayoría de Morena, hay que tomar en cuenta a las “minibancadas”. Aquél conjunto de legisladores de un mismo partido que no alcanzan ni siquiera el 10 por ciento del total de diputados o senadores; pero su sola presencia pueden ser decisoria para establecer el resultado de una iniciativa.

Hasta donde se prevé el caso más dramático de nueva “minibancada” es el del PRI: pasará a ser la quinta “fuerza” parlamentaria en San Lázaro, con apenas 47 diputados, y la tercera en la Cámara Alta, con 13 senadores. De ahí le siguen Movimiento Ciudadano con 29 diputados, PRD 19, Partido Verde con cinco y Nueva Alianza con dos.


La regla política dicta que bajo ninguna circunstancia deben “despreciarse”. Son los suficientes para darle el voto a una mayoría calificada a Morena y su alianza con Encuentro Social y Partido del Trabajo; o frenarla si es que la oposición del PAN, Movimiento Ciudadano y el PRD así lo deciden: se convierten entonces en “fracciones bisagra”.

Por supuesto que es el PRI el que genera la mayor incógnita hacia dónde dirigirá sus votos, o si piensa establecer alguna alianza de facto. Con personalidades como el propio coordinador designado, René Juárez, se “venderá” cara la operación política; lo mismo puede ocurrir con el “colmillo” legislativo que traen a cuestas personajes como Dulce María Sauri, Ana Lilia Herrera, Luis Miranda, Ivonne Álvarez, Rubén Moreira y Ernesto Nemer. En algún sentido harán valer su presencia.


En el Senado el panorama puede ser muy similar o incluso de mayor tensión pues para mayoría simple se demandan 65 votos, en tanto que para reformas constitucionales se exigen dos terceras partes. De ese modo los 55 senadores de Morena tendrían que contar siempre con los seis del PT y  los nueve de Encuentro Social de confirmarse esta distribución; o en dado caso negociar con los ocho del PRD y los siete de MC. El PRI y sus aliados sumarán apenas 20 senadores, 13 tricolores, cinco para el PVEM y dos para el Panal. En prácticamente cualquier combinación “las minibancadas” harán valer su presencia.


O puede darse el caso de las “aplastantes” mayorías. Si Morena negoció de manera correcta para sus intereses y ofreció algún tramo legislativo de “privilegio” con sus aliados Encuentro Social y PT, puede irse a la segura en iniciativas que solo requieran mayorías calificadas en ambas cámaras. Así convertirían el trabajo legislativo en un asunto de percepción donde hay un partido poderoso y en donde las “minibancadas” sean solo testimoniales de un pluralismo que en los hechos no servirá de mucho.

Batres afirmó que Morena no abusará por ser mayoría en Congreso