Congreso
informe_notas23010918.jpg
Cuartoscuro

En un Congreso paralizado, se entregó el 5º Informe de EPN

Vie 01 Septiembre 2017 16:22

El subsecretario de Enlace Legislativo de la Secretaría de Gobernación, Felipe Solís Acero, entregó el documento del 5º Informe de Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto. Lo recibió el secretario general de la Cámara de Diputados, Mauricio Farah. Los legisladores sesionaron en medio de reclamos por la llegada de Ernesto Cordero a la Presidencia del Senado y el pase automático para Raúl Cervantes como fiscal general. Una división en el Congreso de la Unión que no se veía desde 2006. 

Minutos antes de las 5 de la tarde, en el Salón de Protocolos, Solís Acero confirmó que por instrucciones del presidente, y al cumplir el artículo 69 de la Constitución, hizo la entrega protocolaria del documento, con el resumen ejecutivo y sus anexos. No hubo algún otro señalamiento o mensaje adicional, solo el intercambio correspondiente de oficios con Mauricio Farah.

De manera inédita, por falta de acuerdos entre fuerzas políticas, se aplazó hasta el 5 de septiembre la instalación de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, la cual se prevé encabece el priista, Jorge Carlos Ramírez Marín.

Cómo se llegó a una entrega así

Esa ceremonia de escasos 5 minutos fue el resultado de una pugna creciente entre las bancadas del PAN y el PRD, contra el PRI en el Senado por el tema de los nombramientos que aún están pendientes, en particular el del fiscal general de la República. A ello se suma la convulsa sesión preparatoria en el Senado.

De acuerdo con el marco legal establecido en el existe el llamado “pase automático” donde el actual titular de la PGR puede convertirse en el Fiscal que durará en el cargo los próximos 9 años. 

A Raúl Cervantes la oposición lo señala como un “funcionario a modo” que podría proteger a Enrique Peña Nieto y exfuncionarios priistas cuando salgan del Gobierno Federal en 2018. Pero como surgieron “amagos”, incluso por parte del anterior presidente del Senado, Pablo Escudero, de que podría ser aprobado con mayoría simple (la cual obtienen juntos PRI y PVEM) los ánimos se tensaron.
Por ello se preveía un eventual boicot para la instalación de la nueva Mesa Directiva en el Senado; sin embargo, con 77 votos a favor que surgieron del PRI, PVEM, PRD y Partido del Trabajo y otros 4 connotados panistas, se eligió a Ernesto Cordero como presidente para este último año de trabajos.


La indignación y molestia generada por ese proceso se transminó hasta la tarde de este viernes en los pasillos, el salón de plenos y las curules de San Lázaro. No hay acuerdos, no hay consensos y se llega a una virtual parálisis que no permite ni siquiera instalar en tiempo y forma la nueva Mesa Directiva; se llevarán las discusiones hasta el límite legal del 5 de septiembre.

Una nube negra que marca el inicio del actual periodo ordinario de sesiones, así como el ambiente político nacional rumbo a la elección presidencial del 2018.