Estados
yarrington_notas4170717.jpg
FOTO: Eduardo Loza/CUARTOSCURO.COM

Yarrington alegará persecución política frente a juez en Italia

Lun 17 Julio 2017 13:29

La audiencia sobre el proceso de extradición del exgobernador de Tamaulipas, Tomás Yarrington, se realizará este martes 18 de julio a las 9:30 hora de Italia, donde se examinarán las solicitudes enviadas por los gobiernos de México y Estados Unidos.

Yarrington Ruvalcaba, detenido el pasado 9 de abril en Florencia, Italia, es requerido por las autoridades de estadounidenses por supuesta asociación criminal y facilitar el narcotráfico en su administración en Tamaulipas, mientras México lo busca por corrupción y narcotráfico.

De acuerdo con Proceso, la defensa del exmandatario estatal está encabezada por los italianos Luca Marafioti y Laura Innocenti y el estadounidense Joel Androphy. Alegarán que su cliente es un “perseguido político”, dado que las acusaciones en su contra no se sostienen, y se basan en testigos no confiables.

El italiano Marafioti indicó que “iremos a la audiencia y daremos batalla. Pues es todo absurdo en estas acusaciones” refirió al semanario. Al cuestionarlo sobre si Yarrington dará nombres de las personas que lo están persiguiendo, explicó que será el expriista quien lo dirá en sus declaraciones ante el tribunal.

Agregó que las solicitudes de extradición de los gobiernos de México y Estados Unidos tienen acusaciones genéricas, no circunstanciadas, “y faltan pruebas para alegar los indicios de grave culpabilidad”.

Ejemplifica que: “En 40 páginas de declaraciones, ante la pregunta de cuál era la conducta reprobable de Yarrington, se responde que el gobernador no intervenía (contra los cárteles) y no se indican fechas, eventos, circunstancias y lugares”.

De acuerdo con este abogado, ninguno de los testigos que se han presentado son confiables. “Hay testimonios que se contradicen, que no ha sido contrastados, de personas que dicen que otros les dijeron”.

En tanto el defensor estadounidense Joel Androphy señaló que uno de los mayores vicios de la acusación estadounidense “es que los testigos no son creíbles” pues “fueron amenazados y torturados para obtener sus testimonios”.