Gobierno Federal
norberto_notas25160517.jpg
Político.mx 4 posibles sucesores para Norberto Rivera en el Arzobispado
Mar 16 Mayo 2017 21:08

Se acerca un cambio inevitable para la Iglesia Católica en México. Norberto Rivera debe presentar su renuncia canónica como Arzobispo Primado de México ante el papa Francisco. Esto abre una ventana de oportunidad para la conducción de la principal fe religiosa en el país. Además de un corte de caja a lo que fue el desempeño del cardenal.

Como institución, la Iglesia católica en el país enfrenta retos similares a los de otras pero también sus propias disyuntivas. Ante un acelerado proceso de “descatolización” en varias localidades, como la propia Ciudad de México, quien la conduzca tendrá que repensar las estrategias pastorales.

El Derecho Canónico establece que al cumplir los 75 años de edad, todos los obispos deben presentar al papa una carta de renuncia al ejercicio pastoral de sus diócesis: Norberto Rivera nació el 6 de junio de 1942, por lo que la fecha se aproxima. Es por ello que se habla de 4 posibles sucesores, uno con mayores probabilidades.

Carlos Aguiar Retes, arzobispo de Tlalnepantla. Fue dos veces presidente del episcopado mexicano y también ha ocupado puestos directivos en el Consejo Episcopal Latinoa­mericano (Celam), donde conoció a Jorge Mario Bergoglio antes que este fuera papa. Expertos señalan que no es dado a la confrontación, tiene más tacto para conducirse por lo que evita el discurso y las actitudes radicales.

El cardenal Jorge Carlos Patrón Wong. El papa Francisco lo sacó de la Diócesis de Papantla –donde apenas tenía un año como obispo titular– y en el Vaticano lo nombró secretario para los seminarios de la Congregación para el Clero, además de consejero de la Pontificia Comisión para América Latina. En tierras veracruzanas fue muy activo en la organización de actividades académico-pastorales y no era indiferente a los problemas de la región. De todos los prospectos, él es el más cercano al Papa y es el más joven de los posibles aspirantes con 58 años de edad.

Ramón Castro Castro, obispo de Cuernavaca. Con 60 años, fue miembro del servicio diplomático de la Santa Sede en las nunciaturas de Zambia, Malawi, Angola, Ucrania, Venezuela y Paraguay. Director del Óbolo de San Pedro en la ciudad del Vaticano. En la capital morelense ha tenido amplio contacto con las comunidades urbanas y rurales que pelean sus derechos  lo que le ha valido enfrentarse con el gobernador Graco Ramírez. Tiene en contra su defensa de actitudes intolerantes de la Iglesia respecto al matrimonio igualitario, por lo que de acuerdo a expertos le restaría capacidad para operar en la Ciudad de México.

Víctor Sánchez Espinoza, arzobispo de Puebla. Originario de Santa Cruz, Puebla, donde nació en 1950, fue obispo auxiliar de Norberto Rivera de 2004 a 2009. De ahí saltó al arzobispado. Tiene la ventaja de conocer bien la arquidiócesis de México. Sin embargo se advierte que  su estilo ha sido tradicional y de mantenimiento del “statu quo”. Los conocedores lo señalan como el “delfín” de Rivera Carrera.

En lo que es a todas luces el tramo final de su Arzobispado, el cardenal Rivera ha intentado incidir en temas nacionales. Con sus alcances, el editorial del semanario “Desde la Fe” se ha dedicado a analizar temas de coyuntura nacional como los desaparecidos, el Fiscal Anticorrupción, los 10 años de la despenalización del aborto en la Ciudad de México o los exgobernadores detenidos por diversos delitos.

Un proceso que demostrará cómo ve el papa Francisco a nuestro país al nombrar a la cabeza de la Iglesia Católica que conducirá sus destinos por al menos 10 años.