Gobierno Federal
5demayo

5 de mayo y la Batalla de Puebla ¿por qué EUA celebra más que México?

Mar 30 Abril 2019 15:45

México salía de una guerra civil cuando el presidente Benito Juárez decidió utilizar el dinero asignado al pago de la deuda externa para pagar a los miembros del Ejército en activo y a los empleados del gobierno. Lo que siguió fue una intervención que terminaría con el archiduque de Austria al frente  del Segundo Imperio de México (1863-1867). La batalla que dio esperanza al gobierno mexicano de que eso no sucediera se libró en Puebla el 5 de mayo de 1862, allí el general Ignacio Zaragoza logró contener el avance de las tropas francesas y pasar a la historia como el adalid de la defensa ante el extranjero. Ahora, ¿qué tiene que ver esto con la exaltación de la mexicanidad que cada 5 de mayo vemos que se lleva a cabo en Estados Unidos en congregaciones masivas donde sombreros, piñatas y tequila son los motivos de una fiesta nacional en el extranjero?

En esta entrega de El Dato daremos algunas pistas de porqué algunos estadounidenses y los mexicoamericanos celebran el 5 de mayo e incluso algunos piensan que es el día de nuestra independencia.


El primer indicio de cercanía de esta fecha con el vecino del norte es contemporáneo a la invasión. Con la Guerra de Secesión en curso, los estadounidenses no veían con buenos ojos que Napoleón III interviniera en territorio americano. La amenaza de que una potencia europea invadiera México significaba la disputa del continente americano mientras ellos reñían internamente en una guerra civil. Así, cuando el ejército mexicano se impuso al francés en la batalla de Puebla fue celebrado como un triunfo propio por los estadounidenses.

grf5demayo


Por otra parte el general que comandaba el ejército republicano en aquella batalla, Ignacio Zaragoza nació en la Bahía del Espíritu Santo, en el estado mexicano de Coahuila y Texas donde hoy se ubica la ciudad de Goliad, Texas. Esto, aunado a lo mencionado anteriormente llevó a que los consulados mexicanos decretaran desde principios del siglo XX el 5 de mayo como una fecha para reunir a los mexicanos en Estados Unidos en torno a una identidad común. En 1999 el Senado de Texas declaró a este estado como el sitio oficial para la celebración de dicha efeméride.


De tal forma, las congregaciones masivas que vemos año con año en los Estados Unidos: las fiestas con piñatas de burros de colores que nunca se ven de este lado de la frontera, los también coloridos sombreros que tampoco usamos, los zarapes, el tequila y los bigotes falsos tienen una explicación, aunque no completamente satisfactoria, que se encuentra en los anales de la historia y en la larga relación bilateral México-Estados Unidos.


Cabe decir que en tiempos de odio y segregación cualquier celebración, por incoherente que sea, si une, debe ser bienvenida.

Zapata, caudillo y hombre-dios: nacimiento y los mitos que lo rodean