Gobierno Federal
05_amlo_al_diablo_las_instituciones1200_notas170519_ct.jpg

AMLO contrastes entre 2006 y 2019: ‘al diablo con sus instituciones’

Vie 17 Mayo 2019 15:22

Cuestionado sobre lo “radical” que pueden ser sus palabras, la relación del presidente Andrés Manuel López Obrador y las instituciones quedó marcada por una frase que emitió en 2006, tras su derrota electoral con Felipe Calderón. La frase, ha sido utilizada por opositores en 2012 y 2018, durante las pasadas elecciones, pero también marcan un cambio en la visión del tabasqueño cuando recalcó que si bien las instituciones “estaban secuestradas”, ahora, durante su mandato, tienen que estar al servicio de los ciudadanos.

Ya en el poder, el discurso que López Obrador mantuvo estos últimos años sobre la corrupción y la colusión de diversas instituciones en ello cambió y este 17 de mayo, en su habitual conferencia en Palacio Nacional ocupó un momento para reflexionar y señalar que ahora las instituciones están a favor de los ciudadanos, esto, luego que el periodista Héctor Valdez, originario de Tulum, Quintana Roo, denunció que pese a las amenazas recibidas en su contra y el acercamiento que ha tenido con las autoridades para protección, estas son omisas.

“Lo digo francamente, es decir, uno termina descreyéndose de todas las instituciones y dan ganas de decir lo que alguna vez una persona importante en la vida de todos dijo: ‘Al diablo con las instituciones si no sirven’”, expresó el comunicador y que provocó la reacción de López Obrador.

“Yo dije, para aclararlo, ‘al diablo con sus instituciones’ porque sostenía y sigo sosteniendo que las instituciones estaban secuestradas, estaban tomadas al servicio de una fracción, de un grupo, ahora es distinto, ahora las instituciones tienen que estar al servicio del pueblo, de los ciudadanos”, confirmó el presidente.

“Al diablo con sus instituciones”, el origen

En 2006, y luego que el Tribunal Electoral decidiera desestimar la impugnación que realizó y validará la victoria de Felipe Calderón, el tabasqueño desde el Zócalo de Ciudad de México convocó a un mitin y entre gritos de ¡presidente, presidente! decidió “mandar al diablo” a las instituciones. La frase, se dio mientras los legisladores del PRD, tomaron la tribuna del Congreso de la Unión e impedían que el presidente, Vicente Fox, rindiera su último informe de gobierno.

"Ya decidimos hacer a un lado esas instituciones caducas que no sirven para nada e impulsar la revolución de la conciencia para que el pueblo decida. ¡Que se vayan al diablo con sus instituciones! ¡Vamos a tener un Gobierno de la República!”, sentenció López Obrador, luego de la resolución y tras instalar un plantón en la avenida Reforma el 30 de julio, y que culminó el 15 de septiembre. Este hecho marcó el camino de 12 años para que AMLO llegara a la Presidencia.

En campañas de 2012 y 2018 retoman frase de AMLO

En los comicios de 2012, donde también participó el tabasqueño, su frase fue utilizada por el Partido Acción Nacional (PAN) en spots y que se intercalaban con imágenes del plantón que hizo en Reforma, evidenciando que “no respetó la voluntad del pueblo”, al no acatar la resolución del Tribunal Electoral y reconocer el triunfo de Calderón Hinojosa.

Rumbo a lo que sería su tercera campaña a la Presidencia, López Obrador anunció de manera anticipada a las personas que lo acompañarían de llegar al gobierno, entre ellas, la hoy secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, quien anunció que decidió apoyar al tabasqueño pues le ofreció la recuperación de un Estado de Derecho, y porque tiene un “respeto irrestricto a las instituciones”. Cabe recordar que durante todo el proceso electoral se especuló sobre qué pasaría si de nueva cuenta no lograba la victoria en la elección.

Así, ya en campaña, López Obrador manifestó su “voto de confianza” al INE, al asegurar que no se daría como ganador hasta que el órgano electoral diera a conocer los resultados oficiales.

Parafraseando a AMLO, el entonces candidato del PRI, José Antonio Meade lo criticó al referir que “los mexicanos decidimos dejar atrás la época de los caudillos para convertirnos en un país de instituciones. Lamentablemente, algunos insisten en mandarlas al carajo. No lo comparto. Nuestras leyes e instituciones deben ser cumplidas y respetadas”.

A su llegada el poder, volvieron los señalamientos sobre la presunta insistencia de AMLO en “mandar al diablo” las instituciones, pues tuvo algunas diferencias con organismos como la Comisión Reguladora de Energía (CRE), o por la desaparición del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) la cual propuso en la ya avalada Reforma Educativa; sin embargo él reitera que es respetuoso de estas.

AMLO y su postura de aborto en 3 campañas, tema divide a Morena