AMLO envía ‘artillería pesada’ para negociar con IP

Gobierno Federal

cicatriz1200_notas26301018.jpg

Foto: Cuartoscuro

Político MX

Mar 30 Octubre 2018 19:16

A prácticamente un mes de que tome posesión, Andrés Manuel López Obrador vive un nuevo “choque” con buena parte de la cúpula empresarial, por lo que emprende el “control de daños” enviando a su equipo “más pesado”. Sus futuros secretarios de Hacienda y Comunicaciones de Transportes, así como su eventual jefe de oficina de la Presidencia, son los indicados para explicar, argumentar y convencer a los afectados por la decisión sobre el proyecto de nuevo aeropuerto en Texcoco: lo fundamental es reconstruir nexos y puentes.

Fue el propio Alfonso Romo quien reveló que el presidente electo le instruyó formar una comisión para ver las implicaciones financieras de cambiar la construcción de Texcoco por la de Santa Lucía, y que se negocie, a partir de este miércoles, con los empresarios e inversionistas para que el cambio ocurra “con tranquilidad”.


Las aguas se volvieron turbias desde la noche del domingo 28 de octubre tras conocerse los resultados de la consulta por la definición del Nuevo Aeropuerto de Ciudad de México (NAICM). El presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Gustavo de Hoyos, aseguró que López Obrador le mintió a los empresarios sobre cómo sería este ejercicio; no tuvo empacho en hacer un llamado a que el tabasqueño "honre la palabra" y sea congruente con los compromisos que asumió ante el organismo, cuando lo visitó durante la pasada campaña electoral.


Es a partir de este posicionamiento, junto con el del Consejo Coordinador Empresarial, que Romo subraya su encomienda de contactar a contratistas e inversionistas financieros para que estén tranquilos “y en detalle entrar en negociaciones para que todo se tranquilice”. Esto de alguna manera lo hizo desde antes de la consulta pues argumentaba que la incertidumbre de los mercados era normal, pero no había provocado un pánico financiero.


Por parte de Carlos Urzúa, próximo secretario de Hacienda, queda más que claro que deberá explicar con números, cifra por cifra, los efectos positivos de girar al proyecto de Santa Lucía para convencer de sus bondades económicas; quien tiene “un tramo más complicado” es Javier Jiménez Espriú, futuro titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), pues deberá redondear todavía más los aspectos técnicos, de aeronáutica y viabilidad para hacer una realidad la triada AICM-Santa Lucía-Toluca.


Romo también enfrenta una tarea titánica, si consideramos que desde 2012 ha construido puentes con diversos grupos empresariales para mostrar las bondades del proyecto político-económico del tabasqueño; en la pasada campaña electoral su activismo no fue menor, por lo que aún faltaría por contar más su historia como parte fundamental del triunfo de López Obrador. De acuerdo con los trascendidos en la prensa política nunca estuvo de acuerdo por completo en la consulta, y mucho menos con los resultados dados a conocer esa noche del 28 de octubre; hay quien dice que vio cómo se desmoronaba su labor en menos de 24 horas.

Es así que Urzúa, Jiménez Espriú y Romo tienen sobre sus hombros la encomienda de que para el 1 de diciembre buena parte del sector empresarial, al alto nivel en el país, vea con los mejores ojos posibles el inicio del gobierno de Andrés Manuel López Obrador para afrontar los retos internos y externos que tendrá por casi 6 años de mandato.

Te puede interesar:
Ganó Santa Lucía, ¿qué pasará con Texcoco y dinero de IP?

App Político MX

DESCARGA
NUESTRA APP

Degradado

y recibe lo mejor de Político.mx

Forma central Degradado
Político MX podcast

PODCAST

degradado Forma 45 grados

Escúchanos en estas plataformas:

degradado