Gobierno Federal
9_amlo_cardenas_altibajos_051219_ml.jpg
Fotos: TW @gracoramirez/La Jornada/Cuartoscuro.com

AMLO y Cuauhtémoc Cárdenas: sus altibajos del 88 al 1er año de la 4T

Jue 05 Diciembre 2019 19:55

El presidente Andrés Manuel López Obrador y el excandidato Cuauhtémoc Cárdenas coincidieron por primera vez en 1988, mientras el michoacano ya lo precedía no solo el buen apellido de su padre, el exmandatario Lázaro Cárdenas, sino una carrera sólida en la política, al tabasqueño lo respaldaba la popularidad en la región. A ambos los une mucho más que la fundación del PRD y es que a lo largo de sus carreras se encuentran coincidencias como su militancia en el PRI, sus mandatos en el antiguo Distrito Federal, los supuestos fraudes electorales e, incluso, sus tres candidaturas presidenciales. La reciente crítica de Cárdenas Solórzano al gobierno de AMLO y Morena, lleva a recordar cuáles han sido sus altibajos. 

¿Cómo se conocieron?

Un priista Cuauhtémoc Cárdenas se veía en la Presidencia de la República en 1988, consideraba que tenía el impulso y el apoyo del pueblo para lograrlo; pero más le valió a Carlos Salinas de Gortari el respaldo del presidente Miguel de la Madrid, quien terminó inclinándose por su secretario de Programación y Presupuesto. Este revés orilló al michoacano a renunciar al PRI y conformar con otros actores políticos el Frente Democrático Nacional (FDN) para lanzarse por la Presidencia, ese flanco lo tenía cubierto, pero a él y a Porfirio Muñoz Ledo llamó la atención que iba ganando popularidad en Tabasco: Andrés Manuel López Obrador. 

Según lo descrito en el libro “AMLO: Con los pies en la tierra”, de Agustín Ortíz Pinchetti, actual titular de la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales (Fede), y retomado por Martha Anaya, para El Heraldo de México, ambos pesos pesados de la corriente democrática se reunieron con él para ofrecerle la candidatura al gobierno de Tabasco por el FDN. Bajo sus reservas, incluso dudas, aceptó, pero temió la destrucción de su carrera política, pues habría dejado atrás al PRI, así que renunció al ofrecimiento. Tras una serie de eventos decidió regresar. Tanto Cárdenas como Muñoz Ledo aceptaron su postulación, la cual se anunció oficialmente y, de ahí, “ya no hubo marcha atrás”.

En una entrevista para Político.mx, Muñoz Ledo recordó cómo fue el día en que conoció a AMLO: “Teníamos el Frente Democrático Nacional, eran tres partidos. Estaba yo con Cuauhtémoc Cárdenas adentro de la oficina y salí a contestar el teléfono, entonces llegó un muchacho delgado, moreno, intenso… Entonces, yo digo que lo conocí 20 segundos antes que Cuauhtémoc… Yo he pasado más de 40 noches en Tabasco con Andrés y los días más terribles, he sido muy solidario… Además por razones generacionales nunca hemos rivalizado”, puntualizó.

Cárdenas Solórzano perdió la elección, en medio de acusaciones de supuesto “fraude electoral”, y es que la llamada “caída del sistema” despertó todo número de suspicacias. Tras estos hechos, al lado de figuras como Muñoz Ledo e Ifigenia Martínez fundaron el PRD y AMLO los siguió. Ahí estaba una Rosario Robles que se abría camino, hoy vinculada a proceso por el presunto uso indebido del servicio público. 

En 1994 el ingeniero se postuló por segunda vez a la Presidencia, pero fue derrotado por Ernesto Zedillo, cuya candidatura se dio por el asesina. En 1997, resultó electo como jefe de Gobierno del entonces Distrito Federal, cargo en el que permaneció hasta su licencia para contender en la elección del 2 de julio del 2000, y en su lugar quedó Robles Berlanga. Mientras que un consolidado AMLO había alcanzado el apoyo suficiente al interior del PRD para ser elegido como el abanderado para contender por el DF.

Cárdenas siguió con sus intentos por llegar a la Presidencia de la República pero enfrentó su tercera derrota, ante el panista Vicente Fox. En contraste, el tabasqueño gobernó la capital del país, su popularidad tanto en el Sol Azteca como entre los ciudadanos subía tal  como su aprobación, que alcanzaba hasta el 80%. Tras enfrentar eventos como los videoescándalos y el proceso de desafuero, AMLO alcanzó, ante la opinión pública, la figura de la verdadera oposición al gobierno.

En 2006, AMLO se lanzó por primera vez en busca de la Presidencia, cuando muchos esperaban ver el apoyo del ingeniero al tabasqueño, este no se acercó. Lo mismo ocurrió el las elecciones de 2012 y había versiones de una fuerte lejanía entre ambos políticos. 

En 2018 se dio un reencuentro, López Obrador estaba a punto de enfrentar su tercera elección, si bien no le dio su respaldo total, Cárdenas sí aseguró que apoyaría a aquella opción que echara para atrás la reforma energética que impulsó el priista Enrique Peña Nieto. Luego de ganar, finalmente, la elección del 1 de julio, al equipo del tabasqueño, se integró Lázaro Cárdenas Batel, hijo del excandidato presidencial, quien funge como su coordinador de asesores. En algún punto de ese reencuentro, en las columnas periodísticas sonó el nombre del fundador del PRD para dirigir Petróleos Mexicanos (Pemex).

Cuauhtémoc Cárdenas crítica.

“Excesos centralistas”

Si parecía que habría una reconciliación entre ambas figuras, en agosto de 2018, la idea quedó desechada, y es que con el arranque del gobierno de AMLO, Cárdenas criticó las propuestas del ahora mandatario. En un artículo publicado por Reforma, expresó: “Pueden llevar a excesos centralistas, propios de un gobierno que controla los poderes Ejecutivo y Legislativo, como la creación de delegaciones federales únicas, a manera de prefecturas”. 


“Se perderá legitimidad”

El excandidato a la Presidencia de México, consideró que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) perdería su legitimidad si llegado el momento valida ampliar de dos a cinco años el mandato como gobernador de Baja California, Jaime Bonilla Valdez, conocida como “ley Bonilla”. 


“AMLO y Morena no son izquierda”


En una entrevista para El País, Cárdenas Solórzano aseguró que no ve a ningún partido ni a ningún político ubicado en la izquierda mexicana. Asimismo, indicó que no ve a nadie al mismo nivel que los personajes que aparecen en el emblema del Gobierno de México: Miguel Hidalgo, José María Morelos, Benito Juárez y Lázaro Cárdenas, su padre. 


La respuesta de AMLO


El presidente fue cuestionado en la mañanera sobre los dichos de Cárdenas Solórzano y esto dijo: “Mucho respeto. Es libre el ingeniero, siempre ha dicho lo que siente y se respeta su punto de vista. Yo no estoy para polémicas (...) queremos la democracia y la democracia es el derecho a disentir”.  


AMLO lamenta que Cuauhtémoc Cárdenas no haya llegado a la Presidencia