Gobierno Federal
amlo_consultas1200_notas19200918.jpg
Foto: Saúl López/Cuartoscuro

AMLO y los laberintos de las consultas populares

Jue 20 Septiembre 2018 21:39

La consulta como una herramienta de legitimación de Andrés Manuel López Obrador para sus decisiones presidenciales o las de su equipo, simplemente no tiene “asidero legal”. Basta ver que el tiempo se agota para lo que sería la pregunta a la ciudadanía sobre el proyecto del Nuevo Aeropuerto de Ciudad de México (NAICM) y no se tiene confirmada la logística a seguir para la fecha marcada; pero el presidente electo tiene el tema en su mente y en sus declaraciones como argumento de lo que será su actuación.


En Baja California, al volversele a cuestionar sobre si la consulta del NAICM tendrá validez ante el desconocimiento de los ciudadanos sobre el tema, el tabasqueño argumentó “qué problemas técnicos ni nada, ni qué ocho cuartos. El pueblo sabe de todo, el pueblo es sabio, los que no saben, son los corruptos”.

Fue entonces que aprovechó para indicar que en los próximos días enviará una iniciativa constitucional al Congreso de la Unión, “para quitar los candados de la consulta ciudadana e incluir la revocación del mandato para el presidente de la república”. En la euforia que parece caracterizarle ahora que volvió a las plazas y a los templetes subrayó que “a los tres años se va a hacer una consulta, si la gente dice que yo continúe, yo voy a continuar. Si la gente dice que para afuera el presidente, para afuera, porque el pueblo pone y el pueblo quita”.


Sin embargo no hay más detalles al respecto y surgen las dudas sobre a qué cámara le correspondería recibir y atender una iniciativa que necesariamente debe impactar en la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, así como en algunos artículos constitucionales referentes a la salida del jefe del ejecutivo federal.

Para intentar convencer a los más escépticos, basta ver que el Instituto Nacional Electoral (INE) no tiene alguna solicitud formal del equipo del presidente electo para ayudar en la consulta que defina el futuro del NAICM.

En entrevista radiofónica el consejero Marco Antonio Baños, comentó que en caso de hacerlo, los tiempos son muy limitados para realizar un procedimiento de este tipo: se necesitaría al menos un mes para realizar una encuesta en línea y unos 40 días para poner casillas físicas. Recordó que como establece la ley, se debe realizar a la par de un proceso electoral.


Es tal vez en ese aspecto que podría “ajustarse” el marco legal de una vez por todas para que no haya mayores limitaciones a “la voluntad” de consultar al pueblo interesado. Sin embargo, el próximo gobierno tiene una amplia “ventana de oportunidad” y de “bono democrático” para tomar decisiones que sean respaldadas.

Esto a partir del estudio "México, política, sociedad y cambio: escenarios políticos La gobernabilidad después de las elecciones de 2018" del Grupo de Economistas y Asociados (GEA) e Investigaciones Sociales Aplicadas (ISA):

- 58% de los mexicanos tiene una percepción positiva de López Obrador, es decir, 5% más que la votación obtenida.

- 57% de los consultados  dijo que dos años serían suficientes a AMLO para dar resultados sobre los cambios prometidos.

- 59% dijo estar de acuerdo con realizar una consulta sobre el futuro del NAICM.


Es así que en medio del laberinto de buscar todavía la aceptación popular para decisiones ejecutivas, el presidente electo debería escuchar a aquellas voces mucho más prácticas y asumir que lo que emprenda tendrá un respaldo como pocos mandatarios en los últimos años. A menos que la búsqueda de ese mecanismo tenga otros objetivos a mediano y largo plazo.

Victoria de AMLO no es cheque en blanco para ocurrencias: PAN