Lo Último

Politileaks


amlo_exterior_maru_notas6061218_ct.jpg Foto: https://twitter.com/m_ebrard

AMLO y Marcelo Ebrard dan primeros pasos en política exterior

Autor: Político MX

Jue 06 Diciembre 2018 15:00

Por Maru De Aragón

Las dos primeras acciones, en política exterior, adoptadas por Andrés Manuel López Obrador, inmediatamente después de rendir protesta, el 1 de diciembre, han dejado en claro que su primera gran crisis podría llegar del sur del país con los miles de migrantes centroamericanos que tratan de entrar a Estados Unidos.

El primer acuerdo que firmó fue con los presidentes de Honduras, GuatemalaEl Salvador, invitados a la ceremonia de investidura. El objetivo, según dijeron, es “impulsar el desarrollo económico de la región para prevenir el fenómeno de la migración”. Lo harán a través del Plan de Desarrollo Integral propuesto por López Obrador.

amlo_lideres_america_central_56011218.jpg

Un día después de la toma de posesión, el canciller Marcelo Ebrard ya estaba en Washington para sostener dos reuniones de trabajo, una con el secretario de Estado, Mike Pompeo; y otra con Kirstjen Nielsen, Secretaria de Seguridad Interna, encargada de aplicar las políticas antiinmigrantes del presidente Donald Trump. Los comunicados sobre estas reuniones así como el tuit de TrumpAMLO, subrayan el deseo de los dos gobiernos de trabajar en estrecha colaboración para beneficio de ambos países.

Pero más allá de las palabras amables está la cruda realidad. El Washington Post revela que en estas reuniones se habló del plan “Remain in México” (“Quédate en México”), que obligaría a nuestro país a dar asilo a los centroamericanos mientras son citados por los jueces de migración estadunidenses, un proceso que podría llevarse meses y hasta años. Esta postura de EUA no es nueva. Desde el gobierno del ex presidente Enrique Peña Nieto comenzó a analizarse la posibilidad de convertir a México en un “Tercer País Seguro”.

Las solicitudes de asilo en la frontera norte se han cuadruplicado desde el 2014. El sistema de tribunales migratorios en EUA está rebasado; hay entre 750 mil y un millón de casos pendientes. Aunque ninguno de los dos gobiernos ha hablado explícitamente de un plan de este tipo, tanto el canciller Ebrard como otros altos funcionarios del nuevo gobierno han declarado que México no deportará a los migrantes y han admitido que se están preparando para albergar a los miles de centroamericanos que buscan asilo en EUA. En la Unión Americana y, según documentos obtenidos por el Washington Post, las autoridades dicen que están preparadas para poner en marcha el plan “Quédate en México” tan pronto se cierre el acuerdo.

trump_migrantes1200_notas30301018.jpg

De aprobarse esta propuesta de Washington, habría un cambio radical en el funcionamiento del sistema de asilo. Hoy por hoy, quienes buscan asilo en la Unión Americana deben esperar en suelo estadounidense a que transcurra todo el proceso.

Además de esta exigencia de EUA está su renuencia a aumentar su ayuda económica a las naciones centroamericanas tal como lo ha propuesto México. El nuevo gobierno de López Obrador espera convencer a Trump para que aporte unos 20 mil millones de dólares como parte del Plan de Desarrollo Integral de Centroamérica. Pero convencer al dirigente estadounidense será una tarea casi

imposible debido a su renuencia a usar dinero de los contribuyentes para ayudar a otras naciones. El año pasado, dio 131 millones de dólares en ayuda a Guatemala, 98 millones a Honduras y 68 a El Salvador. Se espera que estas cifras sean menores para el próximo año. Daría 69 millones a Guatemala, 66 a Honduras y 46 a El Salvador, una reducción de casi el 40 %. 

Congresistas demócratas han advertido que al reducir la ayuda, el problema empeorará. Desgraciadamente este plan de ayuda económica tardaría décadas en dar resultados. En el 2014, según una investigación de Bloomberg, cuando cerca de 280 mil migrantes llegaron a la frontera norte, el expresidente Barack Obama lanzó, junto con los dirigentes de Honduras, Guatemala y El Salvador, la “Alianza para la Prosperidad”, un plan de dos años con mil 400 millones de dólares para promover el desarrollo económico. No dio resultado, en gran parte por la voraz corrupción que impera en esas naciones.

En el 2015, la migración masiva cayó pero no porque los centroamericanos hubieran decidido permanecer en sus países sino porque México les impidió la entrada. Con 150 millones de dólares aportados por Washington, México reforzó la seguridad en su frontera sur.

El plan “Quédate en México” y la participación de EUA en el programa de ayuda económica para Centroamérica son las dos apuestas de López Obrador para atajar el grave problema de las oleadas de migrantes. El Washington Post ha revelado que EUA está presionando al máximo para finalizar cuanto antes el plan “Quédate en México”.

¿Qué sucederá ahora? Durante la campaña electoral, López Obrador prometió que no continuaría haciendo el trabajo sucio” de EUA deteniendo a los migrantes que huyen de la pobreza y la violencia.

Según un artículo de Bloomberg, López Obrador podría estar en el dilema de cumplir sus promesas de apertura y trato humanitario para los que huyen y las amenazas de Trump, con las serias consecuencias que entrañan. Pero éste no es el único dolor de cabeza para López Obrador. Trump ha amenazado con cerrar el gobierno, es decir, suspender todos los servicios públicos, salvo los esenciales, a menos que el Congreso apruebe los fondos necesarios para construir el muro en la frontera. La fecha límite es el 21 de diciembre.

Y además, ha advertido que podría sacar a su país del Tratado de Libre Comercio para América del NorteTLCAN, si el Congreso no ratifica cuanto antes el nuevo acuerdo, T-MEC que firmó, el 30 de noviembre pasado, en Argentina, con México y Canadá. Actualmente, los republicanos controlan las dos Cámaras del Congreso pero, a partir del 3 de enero entra en funciones la nueva legislatura y los demócratas, que controlarán la Cámara Baja han advertido que quieren hacer modificaciones a dicho acuerdo en materia de leyes laborales y alza en los salarios en México, entre otras cuestiones.

Concluyó citando un artículo del New York Times que destaca que en el discurso que pronunció ante el Congreso, después de rendir protesta, López Obrador en ningún momento se refirió al asunto más urgente que tiene ante sí: la migración.

Hasta ahora, dice este diario, México veía a la migración como un problema de EUA. Ahora, México tendrá que buscar y encontrar sus propias respuestas debido a que ha dejado de ser un país de paso para convertirse rápidamente en un país receptor de migrantes.

text

Sánchez Cordero: migrantes podrían deteriorar relación con EUA
Leer más >>





Síguenos en nuestras redes sociales