Gobierno Federal
11_yaquis_wixarika_tzotziles_notas230720ct5.jpg
Fotos: Cuartoscuro.com

AMLO y sus disculpas a pueblos indígenas: ¿a quiénes les tocarían?

Jue 23 Julio 2020 19:29

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México planteó de nuevo la perspectiva de que 2021 es el año ideal para las reivindicaciones históricas y ofrecer disculpas a los pueblos originarios por los agravios recibidos a 500 años de la conquista. Historiadores y expertos han abordado esto desde la perspectiva de las luchas indígenas, los movimiento campesinos y cómo fue el proceso para integrarnos como Estado-nación. Solo basta ver dónde están los grandes núcleos de pobreza, marginación, conflictos comunales por la propiedad de la tierra y las tensiones existentes para considerar la magnitud de dicha intención. En Político.mx proponemos cinco grupos o regiones que podrían ser considerados en un inicio.

¿Qué quiere AMLO?

Lo mencionó el 26 de octubre de 2019 y lo retomó este 23 de julio de 2020 en Palacio Nacional. En septiembre de 2021 se pediría perdón a pueblos originarios al cumplirse los 200 años de la Consumación de la Independencia; ha explicado que ese fue uno de los motivos principales de las cartas enviadas al gobierno de España y al Vaticano para que ellos presentarán una disculpa por los agravios de la Conquista.

“De todas maneras vamos a llevar a cabo estos actos en septiembre de 2021, pero no quiero que nos quedemos nada más en pedir perdón, en ofrecer disculpas, porque lo hago con humildad, siempre he pensado que el poder es humildad y me hincaría en frente de los representantes de los pueblos indígenas yaquis como me hinco donde se hinca el pueblo”, expresó en su momento en el otoño de 2019. En el actual verano volvió a frasear esa serie de conceptos.

Si se toma como tal, los historiadores advierten que es una tarea monumental a partir de la base de los abusos, despojos y explotación ocurridos durante tres siglos de Conquista. Carlos H. Durand Alcántara, profesor investigador en la Universidad Autónoma Metropolitana de Azcapotzalco en uno de susensayos pone un dato que habría que considerar: conforme a estudios elaborados en el Archivo General de la Nación (AGN), se calcula que solamente en la región norte de la Nueva España, de 1680 a 1821, se gestaron más de 550 luchas indígenas en defensa de la tierra, como resistencia al uso de recursos o por rechazo a la autoridad de los españoles.

Los pueblos seris y yaqui: rebeldes del norte

Justo esas etnias son un protagonista recurrente de las reivindicaciones indígenas al norte del país Solo habría que plantear que en el siglo XVIII se emprendieron campañas militares para exterminar a los seris. En los registros está un amplio levantamiento en septiembre de 1755 en el actual estado de Sonora, mediante el cual se emanciparon los yaquis y seris. En comunicados del virrey Marqués de las Amarillas, al gobernador en turno “se ordenaba efectuar las campañas militares que fueran necesarias para exterminar a las tribus del norte de la Nueva España”, según consigna Carlos H. Durand Alcántara.

La resistencia durante el Porfiriato al avance del tren, la instalación de fábricas y la explotación de recursos es considerada emblemática, más aún por “exiliar” a miembros yaquis al lejano Yucatán o al territorio de Quintana Roo.

Por ello el presidente López Obrador los puso de ejemplo de nueva cuenta este julio de 2020. “Con la Revolución se reivindicó a los pueblos yaquis, sobre todo el presidente (Lázaro) Cárdenas, que les reconoció sus tierras, pero luego hubo modificaciones a esas resoluciones del presidente Cárdenas y les quitaron parte de lo que les había dotado el general Cárdenas. Esa es una demanda que tienen junto con otras. Como parte del reconocimiento de justicia a los pueblos yaquis, vamos nosotros a atender sus demandas, estamos en eso, porque siguen marginados” indicó.

Yucatán, los mayas indomables

En el extremo sur del país, los mayas de hoy bien podrían recibir una reivindicación de las luchas centenarias por mantenerse como un pueblo independiente. Solo hay que nombrar tres episodios emblemáticos:

  • La Rebelión de 1533 de los mayas del interior, es decir, en el noroeste y sureste de la provincia de Mérida, Yucatán.
  • Rebelión de los indígenas del oriente de la provincia de Mérida;, lo relevante fue que logró integrar a la mayoría de las poblaciones. A partir de la victoria española a mediados del siglo XVI fue posible la dominación socioeconómica y política de los criollos en la península
  • El movimiento del indio Jacinto Uc Canek en 1761, esta lucha representa uno de los antecedentes más significativos del movimiento indio.

Los miembros actuales de la etnia, herederos de la civilización, bien podrían ser un pueblo por demás emblemático en la intención anunciada de ofrecer disculpas.

Riqueza a costa de los pueblos

Un episodio muy poco conocido por la mayoría, es la rebelión de los indios cáscanes en 1538, que ocupó el territorio que actualmente abarcan los estados de Nayarit y Zacatecas. Pertenecían a las tribus chichimecas que por ser núcleos nómadas pertenecían a las tribus centro y norte; mantenían una gran movilidad lo que dificultó su localización pero a ellos les permitió ofrecer una eficaz resistencia que duró de 1547 a 1600.

Este periodo histórico fue conocido como la “guerra chichimeca”; originada por el descubrimiento de los minerales de Guanajuato, Zacatecas, Durango y Coahuila. Clanes como zacatecos, guachichiles o salineros fueron exterminados. Paulatinamente, los indígenas chichimecas fueron obligados a replegarse a las zonas escarpadas de los bosques o en su defecto, “eran sometidos por la espada y la cruz del conquistador”.

Recordar su existencias y colocarles un lugar propio en la historia del crecimiento de México como nación sería, según expertos, un momento por demás inédito y justo.

El pueblo de los mil colores

De manera más contemporánea hay quienes señalan que se debería observar lo que ha sucedido en las últimas décadas al norte de Jalisco, en su colindancia con Nayarit. El pueblo indígena wixárika enfrenta actualmente 14 conflictos activos que vulneran sus derechos humanos, originados principalmente por disputas territoriales, y en los cuales las autoridades de los tres órdenes de gobierno han sido incapaces de resolver sus reclamos.

Se asientan particularmente en el suroeste de la Sierra Madre Occidental, en cuatro grandes comunidades: San Andrés Cohamiata (Tateikie), Santa Catarina Cuexcomatitlán (Tuapurie) y San Sebastián Teponahuaxtlán, las tres en el municipio de Mezquitic; y Tuxpan (Kuruxi Manuwe), en el municipio de Bolaños.

Al menos seis de esos 14 conflictos están relacionados con diferendos territoriales; otros tres han estado vinculados con inconformidades en el ámbito educativo o se han expresado en paros de labores y cierres de instalaciones educativas; dos más se generaron por detenciones de indígenas “por la práctica cultural de la caza tradicional de venado”. Aquí el acto de las disculpas se tendría que traducir en las resoluciones de estos nudos.

Chiapas, ayer y hoy

Es inevitable no dejar de considerar a los tzotziles y los tzeltales en esta perspectiva, señalan los expertos en el tema indígena. Se ha explicado que la rebelión zapatista en los Altos de Chiapas en 1994 fue producto de altos índices de pobreza, marginación, rezago educativo e intolerancia religiosa, a los cuales se agregó la crisis de desplazados y la falta de condiciones para la actividad productiva de décadas incluso siglos.

En esa historia de los últimos 26 años destaca, sin duda, la matanza de Acteal ocurrida en 1997 con saldo de 45 víctimas. Es en ese sentido que el Gobierno Federal acordó con las víctimas acciones de reparación del daño por ese crimen e iniciar la reconstrucción del tejido social.

Está agendado que el 3 de septiembre se firmará un Acuerdo de Solución Amistosa y también se realizará un acto de reconocimiento por los hechos. “El Estado mexicano y el grupo de víctimas coincidieron en que este acuerdo contribuirá para que juntos se avance en la reconstrucción del tejido social en Acteal y las comunidades indígenas aledañas”, informó la Secretaría de Gobernación.

Pueblos originarios de Oaxaca piden a AMLO evitar eventos masivos