Gobierno Federal
Arquidiócesis
Antonio Cruz/ Cuartoscuro Arquidiócesis reprocha a gobierno nulas acciones ante violencia
Dom 11 Junio 2017 15:07

La Arquidiócesis de México expresó que los sacerdotes viven bajo presión del crimen organizado, que incluso se les impide continuar con sus labores de evangelización.

Al exponer el caso del obispo de Chilpancingo-Chilapa, Monseñor Salvador Rangel Mendoza, quien se reunió con el crimen organizado para acordar garantías de seguridad y puedan continuar su labor, la Arquidiócesis justificó así la intervención del clero ante el “vacío de poder institucional”.

A través de su editorial "El país se desangra”, publicado en el semanario Desde la Fe, la Iglesia católica manifestó que mientras se concentran en fuerzas y recursos en campañas políticas, así como en el mantenimiento de los institutos políticos, “la violencia hace metástasis en las zonas más deprimidas y pobres”.

En el semanario se expone que los sacerdotes se exponen ante el crimen organizado pues se les prohíbe "incluso pronunciar la palabra ‘narcotráfico’ o hacer algún cuestionamiento”, pues lo pagan con la vida.

Además se reprocha que la reunión del obispo de Chilpancingo-Chilapa provocara la molestia de “autoridades que han enarbolado el discurso triunfalista” sobre que no hay problemas y dificultades, cuando en realidad lo que buscan es ocultar la situación.

También te puede interesar: Buscan continuidad de Norberto Rivera hasta 2018