Gobierno Federal
03_lozoya_mexico_fgr_gertz_notas170720ct.jpg
Fotos: AP/Cuartoscuro.com

Así funciona el criterio de oportunidad que Lozoya negoció con la FGR

Vie 17 Julio 2020 14:59

La extradición de Emilio Lozoya a México generó expectativa luego que el pasado 30 de junio, el fiscal general Alejandro Gertz Manero reveló que el exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex) aceptó regresar al país y colaborar, apegado al “criterio de oportunidad”, a fin que él y su familia no pisen la cárcel. Pero a ¿qué se refiere esta figura y conforme avance el caso podría cambiar?

El criterio de oportunidad es una facultad de la Fiscalía General de la República (FGR) para prescindir total o parcialmente de la acción penal en contra de una o varias personas a las que se les atribuye la comisión de un delito.

De acuerdo con Proyecto Justicia, “lo anterior se justifica por la necesidad de aplicar una política criminal racional que contemple una utilización más eficiente de los recursos disponibles”, pues las Procuradurías están imposibilitadas para perseguir de forma eficiente la totalidad de los delitos cometidos. Es decir, esta figura son excepciones que permiten al Ministerio Público no perseguir un delito hasta su fin, debido a que se trata de enfocar los recursos del sistema en atender los delitos de mayor impacto.

Sobre las ventajas que tiene el criterio de oportunidad, la organización explica que “la aplicación consciente y correcta de los principios de oportunidad tiene la finalidad de asegurar y concentrar los recursos efectivos para investigar y sancionar los delitos de mayor impacto e importancia”.

En el caso de Lozoya Austin, dicho principio iría encaminado a sancionar a los “autores intelectuales” de los presuntos delitos que cometió el exdirector de Pemex vinculados a supuestos sobornos de la empresa brasileña Odebrecht.

Sobre los casos en que procede la aplicación del criterio de oportunidad, será el Ministerio Público quien ponderará el uso de este en situaciones como “cuando el imputado aporte información esencial para la persecución de un delito más grave del que se le imputa, la información que proporcione derive en la detención de un imputado diverso y se comprometa a comparecer en juicio”.

En estos supuestos, los efectos del criterio de oportunidad se suspenderán hasta en tanto el imputado beneficiado comparezca a rendir su declaración en la audiencia de juicio.

¿Qué hay entonces con el caso Lozoya?

Emilio Lozoya Austin, exdirector de Pemex, arribó la madrugada de este 17 de julio al país, tras ser extraditado desde España para enfrentar a la justicia mexicana por los presuntos sobornos que recibió durante su gestión al frente de la empresa productiva del Estado por parte de la empresa brasileña Odebrecht.

Recientemente también se difundió que habría presuntamente maquinó -mediante supuestos sobornos- el aval con diputados federales y senadores de la pasada Legislatura en el Congreso de la Unión de la reforma energética que impulsó el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Si bien, entre las hipótesis sobre el acuerdo entre Lozoya Austin y la FGR, se maneja que el principal acuerdo es que el exfuncionario no pise la cárcel, y deslindar a su familia de cualquier señalamiento. En la clave del pacto hay otras dos figuras: procedimiento abreviado (como ocurrió con el exgobernador de Veracruz, Javier Duarte) y penas reducidas. De ahí que el exdirector de Pemex pueda quedar en libertad o que su pena pueda reducirse hasta en una tercera parte de la condena.

actores_reforma_energetica_grafico140720.jpg

Todo depende del tipo de información que pueda brindar, así como la judicialización de estas pruebas (como los videos) de las que se ha hablado para revelar la trama alrededor de Odebrecht.

En este caso, debe de reiterarse que Lozoya Austin no puede señalar a subalternos, sino que deben ser personas con un cargo jerárquico mayor. Entre los principales nombres están: Luis Videgaray y Pedro Joaquín Coldwell, exsecretarios de Hacienda y Energía, respectivamente, cuando Lozoya dirigió a la petrolera entre 2012 y 2016; así como al expresidente Enrique Peña Nieto.

En el caso de Pedro Joaquín Coldwell, el exsecretario ya expresó su total disposición para aclarar, ante las autoridades competentes, cualquier señalamiento que se formule sobre su gestión en el sexenio de Enrique Peña Nieto.

Sin embargo, al hablar de los legisladores, columnistas como Raymundo Riva Palacio hacen énfasis en que una cosa es que se tengan los presuntos videos y una muy distinta que estos se puedan judicializar; aunque el enfoque podría ir más hacia la relevancia mediática -y sin duda electoral- que el caso puede traer a favor de Morena de cara a los comicios de 2021.

El periodista Alejandro Aguirre, refiere que el “criterio de oportunidad” para que no pise la cárcel no sería otorgado a Emilio Lozoya, por la relevancia de su caso en el “combate a la corrupción”; sin embargo, obtendría otros beneficios.

En tanto, se está a la expectativa de que el exdirector de Pemex comparezca ante un juez, inicie el juicio, así como el camino -y los nombres- a los cuales sus declaraciones nos pueda llevar.

Así Lozoya celebraba al PRI aunque el partido lo niegue