Gobierno Federal
duarte_notas21210717.jpg
FOTO: WILLIAM GULARTE /CUARTOSCURO.COM

Audiencia de Duarte y el hilo delgado que se puede romper

Vie 21 Julio 2017 19:43

Javier Duarte volverá a enfrentarse cara a cara con los fiscales de la PGR este sábado temprano. Momento definitorio para que el juez resuelva su situación legal; la vox populi espera que quede bajo proceso y al menos durante algunos meses quede recluido, aunque la sentencia tarde en llegar. Sin embargo, hay riesgos latentes sobre el caso.

La defensa de Javier Duarte se reunió desde este viernes con él en el Reclusorio Norte, afinando los detalles de la audiencia de este sábado. 

El exgobernador de Veracruz es acusado de los presuntos cargos federales de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita que habría cometido como gobernador de Veracruz, de 2010 a 2016; por el lado del gobierno estatal se le fincan tráfico de influencias, incumplimiento de deber legal, abuso de autoridad, peculado y coalición.

Todos esos delitos se presentaron a las autoridades guatemaltecas para que autorizaran la extradición. El tratado respectivo establece que no se le puede juzgar por otros cargos que no hayan sido declarados en las audiencias respectivas.

El riesgo inicial es que no procedan esas acusaciones si no existe una facultad de comprobación previa; la intención es “llenarle el ojo” al juzgador para que considere la vinculación a proceso. Esto permitiría a la PGR ofrecer pruebas que inicialmente no aportó en sus imputaciones; se critica que desde hace nueve meses la dependencia solo ha obtenido dos nuevos testimonios como pruebas adicionales.


Pero los expertos hacen acotaciones y recuerdan el verdadero sentido de las primeras audiencias. Se pide recordar que en el primer encuentro la PGR se dirigía al juez; lo mismo puede suceder en este segundo encuentro y evidenciar de nuevo falta de experiencia para “litigar hacia adelante y hacia atrás”.

La prueba de fuego de la PGR es sostener los cargos; la denuncia de la PGR surge de una querella de la Unidad de Inteligencia Financiera; en audiencias anteriores había estado un representante de la Secretaría de Hacienda en la mesa con los fiscales dando datos. Se esperaría que ahora sí tengan esta herramienta.

Otro de los objetivos es solicitar al juez de control que autorice un plazo de investigación complementaria, como está marcado en el artículo 321 del Código Nacional de Procedimientos Penales, por un periodo de seis meses para terminar la carpeta de investigación.

Lo que falta por identificar con precisión es el origen de los otros 400 millones de pesos, es decir, las cuentas bancarias de las dependencias de dónde habrían salido los recursos. Esa es la gran tarea de los fiscales en las próximas horas.