Gobierno Federal
17_apodos-presidentes_notas120220_ct.jpg
Foto:Cuartoscuro.com/Nationaal Archief

Borolas, Peje, Copetes, el Perro, López Paseos: apodos presidenciales

Mié 12 Febrero 2020 20:42

Práctica popular para identificarlos, exorcizar temores, desahogo de tensiones políticas o divertimento. Es prácticamente una tradición que se les ponga un apodo a cada presidente de la República; la mayoría de las ocasiones por un rasgo físico que los identifica, pero también a partir de sus frases o anécdotas que quedan en el imaginario popular. Es así que podemos enlistar sobrenombres como “el Peje”, “el Copetes”, “comandante Borolas”,”el Perro”, “el Loco” o “López Paseos”.

El Heraldo de México consigna un recuento que puede hacerse desde Francisco I. Madero al que le decían el “presidente pingüica” debido a su altura. Otro presidente apodado fue Adolfo López Mateos, a quien por culpa de su sastre le decían “El mangotas” o “López Paseos” por sus constantes giras. 

A Gustavo Díaz Ordaz no bajaban de “trompudo” o “cara de chango"; por su parte Luis Echeverría fue conocido como “el Loco”, mientras que José López Portillo, se ganó el mote de “el Perro”, por su intención de defender al peso mexicano.

Los tres últimos mandatarios también son recordados de otra manera. A Felipe Calderón un sector de las redes sociales solo lo refieren como “el comandante Borolas” luego de que así lo nombraron en una conferencia mañanera; a Enrique Peña Nieto lo ubican por sus siglas EPN o por “el Copetes”. Finalmente, de toda la vida a Andrés Manuel López Obrador le han llamado “el Peje” por la especie endémica de pescado que se captura en su natal Tabasco y de lo cual él mismo se ufana de manera recurrente.

Expresidentes abren frentes de batalla al hablar sobre México