Gobierno Federal
kelly_notas22280717.jpg
Cuartoscuro

Cambio de Kelly en EUA, oportunidad y riesgo para México

Vie 28 Julio 2017 19:07

La llegada de John Kelly como Jefe de Gabinete de la Casa Blanca tiene implicaciones, no solo en los pasillos de Washington, D.C., sino más allá de la frontera sur. México había construido una relación de cooperación con el ahora extitular de Seguridad Interior; su nuevo cargo es una noticia buena y mala, en particular para México.

La tarea de Kelly puede ser crucial, con base en el carácter del propio Trump. En su origen, el puesto de jefe de Gabinete de la Casa Blanca se llamaba asistente del presidente de los Estados Unidos:

- En lo general siempre es la persona responsable de las actividades de los empleados de la Casa Blanca.

- Maneja el horario de trabajo.

- Tiene a su cargo la agenda diaria del presidente, y el acceso a él. 

- Por ello tiene el apodo de "guardapuertas" o "copresidente".

- Todos saben que el jefe de Gabinete de la Casa Blanca cuenta con la confianza política del presidente.

Queda claro que Trump busca reorganizar su gobierno a 6 meses de haber comenzado. La salida de Priebus significa un nuevo escándalo después de la renuncia del vocero Sean Spicer por el nombramiento de Anthony Scaramucci como jefe de Comunicación.

En revelaciones periodísticas, Scaramucci llegó a la conclusión de que Priebus era el principal responsable por la incontenible secuencia de filtraciones a la prensa de datos internos de la Casa Blanca, incluyendo informaciones comprometedoras.

Caso contrario el de John Kelly. Uno de los funcionarios más efectivos de esta incipiente administración; no en balde el propio Trump subrayó que “ha hecho un trabajo espectacular en la seguridad nacional. Ha sido una verdadera estrella de mi administración". 



México también se sumó a este reconocimiento, vía la Cancillería a cargo de Luis Videgaray, haciendo patente que se había construido una relación de cooperación.


Por ello el ajuste en el equipo de Trump tiene importancia para nosotros. Por un lado se pierde la interlocución lograda en el tema de seguridad, con base en las reuniones; quedará en los registros que ha sido el único secretario estadounidense del rubro en tener de primera mano la panorámica del cultivo de amapola en el país. No fue menor su reconocimiento a la corresponsabilidad de su país en el consumo para lo que representa el narcotráfico.


Si bien se perderá en ese campo, y habrá que esperar al nuevo titular de Seguridad Interior para recomenzar los lazos, hoy se tiene a alguien muy cercano al presidente Trump. En una forma un tanto optimista, se tiene otro “derecho de picaporte”, tal vez no al grado de lo que representa la relación Luis Videgaray-Jared Kushner, pero al menos escuchar la palabra “México” no le será indiferente.

Un factor que puede ser crucial en las semanas que están por venir con el inicio de la renegociación del Tratado de Libre Comercio; y cuando inicie nuestro proceso electoral interno, si no hay mayores contratiempos, Kelly seguramente le tendrá al tanto del tema a un Donald Trump a veces monotemático.