Gobierno Federal
16_condonacion_impuestos_071019_ct.jpg
Fotos: Cuartoscuro.com

Condonaciones fiscales: la realidad de por qué existen en México

Lun 07 Octubre 2019 21:31

La polémica sobre la sobre la supuesta condonación de impuestos a contribuyentes específicos por parte del Sistema de Administración Tributaria (SAT), durante los sexenios de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, llama la atención de expertos en el tema fiscal. Si bien en México es bajo el nivel de recaudación con respecto a otras naciones desarrolladas y de la región, ese mecanismo está en la ley para evitar males mayores; el propio presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció en su momento que “eran hechos legales, estaban establecidos en la ley, se aplicaban estas medidas de manera legales en Hacienda”. Precisar la realidad detrás de esta práctica es por demás pertinente.

A partir del informe dado a conocer, luego de peticiones de transparencia de la información, se generó la narrativa de que las condonaciones serían “un regalo indebido” a quienes resultaron beneficiados; esto es, que se traduce o se da la imagen de un supuesto acto de corrupción y traición contra quienes sí pagaron “por la vía tradicional”; los analistas terminan reconociendo que esto es una percepción falsa.


El artículo 39 del Código Fiscal de la Federación  (CFF) establece que, a través de resoluciones, el Ejecutivo podrá condonar o eximir, total o parcialmente, el pago de contribuciones y sus accesorios, autorizar su pago o plazo, diferido o en parcialidades.

La ley establece, además, que estas medidas deberán ejercerse cuando se haya afectado, o trate de impedir que se afecte la situación de algún lugar o región del país; una rama de actividad; la producción o venta de productos; o la realización de una actividad, así como en casos de catástrofes sufridas por fenómenos meteorológicos, plagas o epidemias.


Roberto Colín Mosqueda, integrante del Colegio de Contadores Públicos de México, ha indicado en diversas entrevistas que en el caso de las condonaciones, se trata de una figura legal y tienen fundamento en el Código Fiscal de la Federación o en las Leyes de Ingresos que se aprobaron año con año.

Desde el gobierno de Felipe Calderón, las condonaciones de impuestos estaban consideradas en un programa previsto en el artículo séptimo transitorio de la Ley de Ingresos vigente en 2007; se buscaba recuperar la cartera vencida del SAT con dicha condonación de recargos y multas muy onerosos.


En ese sexenio se cobraba casi 2.0 por ciento por cada uno de estos conceptos al mes, lo que hacía impagables los créditos por gastos de ejecución, pero que se les condonaban solo si los contribuyentes se ponían al corriente de 2004 a 2006 y hubieran sido objeto de revisión de sus cuentas. Es decir, a final de cuentas se pagaba el adeudo principal de manera más rápida sin llegar a un litigio más largo.

Durante el sexenio pasado ocurrió la misma situación lo que generó datos favorecedores al fisco, según contó Lizandro Núñez, Administrador General de Recaudación del SAT: “Del 1 de enero de 2014 al 16 de agosto de 2016, se han condonado seis mil 365 millones, pero ese dinero ha llevado a una recuperación de 17 mil 933 millones de pesos. La condición para condonar es ‘te condono una parte, pero me pagas la otra’. La deuda era de 24 mil 298 millones y nos pagaron eso”.


Aunque las miradas ahora están puestas en grandes contribuyentes sentados en “el banquillo de los acusados”, basta ver que el Artículo 74 del CFF implica que los pequeños contribuyentes en problemas obtengan cierta condescendencia para volverse a poner en orden; por un lado si esa condonación permite al propio SAT corregir errores en liquidaciones tras una revisión fiscal. Son opciones que se han tenido para obtener mayores niveles de recaudación justamente para subsanar el verdadero problema: la falta de mayor formalidad que se traduzca en una base de contribuyentes más amplia y responsable.

SAT: Morena fue el primer partido en regularizar situación fiscal