Gobierno Federal
epn_madur_notas8310717.jpg
Cuartoscuro

Crónica del deterioro de la relación México-Venezuela con EPN

Lun 31 Julio 2017 15:24

Gráfico Venezuela Mexico relacion

Los sexenios de los panistas Vicente Fox y Felipe Calderón fracturaron la relación con el gobierno de Venezuela, parecía que las cosas cambiarían con Enrique Peña Nieto pero la crisis diplomática con Caracas se agudizó en el último año. El gobierno mexicano ha sido crítico por las violaciones a los derechos humanos cometidas en Venezuela, lo que ha molestado a Nicolás Maduro. Sin embargo algunos señalan que el conflicto diplomático México-Venezuela también es usado por el PRI para golpear políticamente a Andrés Manuel López Obrador a un año de las elecciones presidenciales de 2018.


Relación México-Venezuela en la era Peña Nieto

Calderón y Fox dejaron grietas en las relaciones con Cuba y Venezuela, al llegar Enrique Peña Nieto a Los Pinos la intención era limar asperezas con ambas naciones. En marzo de 2013 con la muerte del presidente venezolano Hugo Chávez, Enrique Peña Nieto visitó Caracas para asistir a los funerales de Estado, expresar sus condolencias y solidaridad. Así en diciembre de ese mismo año, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) anunció el relanzamiento de las relaciones con Venezuela, que ya era gobernada por Nicolás Maduro.


“Se dio un nuevo impulso a las relaciones con Venezuela, sustentadas en un diálogo franco y fortalecido”, destacó la SRE en su informe de labores de 2013.


Pero del encanto poco a poco se pasó al desencanto en la relación bilateral, en diciembre de 2015, el líder opositor venezolano Henrique Capriles reclamó a Enrique Peña Nieto su indiferencia ante la crisis política, económica y social en Venezuela. Dos meses después la entonces canciller mexicana, Claudia Ruiz Massieu, se reunió con Lilian Tintori, esposa de Leopoldo López, uno de los grandes detractores del gobierno de Maduro. Este, encuentro desató una ola de reclamos por parte de la canciller venezolana, Delcy Rodríguez: “Ruiz Massieu hace eco de campaña apátrida contra Venezuela”.


La relación entre ambos países tocó fondo en 2017, Luis Videgaray fue designado por Enrique Peña Nieto como secretario de Relaciones Exteriores, al mismo tiempo que crecía  la lista de manifestantes muertos durante las protestas en Venezuela por la escasez de alimentos y productos básicos.

México y 14 países de la Organización de los Estados Americanos (OEA) firmaron una declaratoria para pedirle a Maduro un calendario para convocar a nuevas elecciones y liberar a los opositores que estaban presos. El canciller mexicano Luis Videgaray afirmó que Venezuela padecía la violación sistemática de los valores democráticos. Nicolás Maduro hizo oídos sordos y acusó a México de liderar un grupo de 15 países en la OEA para afectar a Venezuela.

videgaray_delcy_notas17160517.jpg


La fallida Asamblea de Cancún 

Los países críticos del gobierno de Nicolás Maduro fracasaron en su intento de aprobar una resolución sobre la crisis en Venezuela en la 47 Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), celebrada en Cancún, México, en junio pasado.

Estados Unidos y otras delegaciones, incluido México, promovían la creación del denominado “grupo de contacto” para mediar en una eventual negociación entre Venezuela y la oposición.


Julio, se profundizan grietas

Llegó el 30 de julio, día en que los venezolanos fueron a las urnas para elegir a los integrantes de la Asamblea Constituyente que redactará la nueva Constitución de Venezuela, un proyecto impulsado por el presidente Nicolás Maduro para favorecer a su gobierno. Al final de la jornada se confirmó la muerte de 16 personas durante las marchas convocadas por la oposición, en total van más de 100 víctimas en cuatro meses. Según cifras oficiales, la participación ciudadana fue del 41.53%, mientras organizaciones aseguran que hubo 87% de abstencionismo.

Ante esto, México condenó los hechos de violencia, la represión y las muertes; además desconoció los resultados de la elección de la Asamblea Constituyente en Venezuela.


“México lamenta que el Gobierno de ese país haya decidido llevar a cabo unos comicios contrarios a los principios democráticos reconocidos universalmente”, sentenció la Secretaría de Relaciones Exteriores en un comunicado.

Previamente, el gobierno venezolano había acusado a México de ser cómplice de Colombia y Estados Unidos para planear la caída de Nicolás Maduro. Por su parte, la cancillería mexicana y la Secretaría de Hacienda respaldaron las sanciones que Estados Unidos impuso a 13 funcionarios venezolanos de alto nivel, a quienes les canceló las visas.


La postura de México

En el marco de esta crisis diplomática se ha criticado la postura de México, pues algunos líderes de izquierda señalaron que no se puede calificar al gobierno de Maduro de dictador, además reclamaron a Enrique Peña Nieto por romper con uno de los principios políticos más apreciados: la “no intervención”. Sin embargo, el gobierno mexicano ha sido muy claro al precisar que “la no intervención” debe subordinarse al respeto de los derechos humanos, la defensa colectiva de la democracia y la paz.

Los detractores de Peña Nieto ven en la cercanía que tiene el canciller Luis Videgaray con funcionarios del presidente estadounidense Donald Trump, la razón para que México encabece el activismo internacional en contra de Nicolás Maduro. Aunque se les olvida que la Carta Democrática Interamericana firmada por México y Venezuela también establece que la violación de normas constitucionales en cualquier país de América Latina debe detonar un mecanismo de censura y sanciones.

Llama la atención que la crisis venezolana también sea usada con fines político-electorales en México, priistas y panistas no dejan de comparar a Andrés Manuel López Obrador con Nicolás Maduro y Hugo Chávez para desprestigiar la imagen del tabasqueño de cara a las elecciones para renovar la Presidencia en 2018.

México se suma a países que no reconocen votación en Venezuela