Gobierno Federal
En el Dato Guillermo del Toro y su relación con los políticos y otros monstruos
Politico.mx

Del Toro vive de sus monstruos: son mejores que algunos políticos

Vie 04 Octubre 2019 21:41

Guillermo del Toro es un mexicano del siglo XXI, no solo por trascender las fronteras y triunfar globalmente. Su visión artística y estética en el cine profundiza en los temores y ansiedades de nuestra época; desde ahí ha obtenido la legitimidad para que sus posturas resuenen en México y en donde se le escuche. En esta nueva entrega de El Dato podemos dar cuenta que gracias a sus personajes monstruosos y sus historias plantea posiciones muy claras ante la coyuntura y las personalidades que llenan las planas noticiosas cotidianas: algunas de sus criaturas son mejores que muchos políticos.

Datos fundamentales de la vida y dichos del cineasta Guillermo del Toro


Monstruos y políticos: Del Toro no los ve tan diferentes

Como una figura pública de gran éxito en México y Estados Unidos ha sido inevitable que asuma posturas frente a la política, los políticos  y la coyuntura actual.

En septiembre de 2017, durante el Festival de Cine de Toronto, Del Toro fue cuestionado sobre lo que sentía cuando el entonces presidente de México, Enrique Peña Nieto lo felicitara por sus logros profesionales: “No, no me gusta cuando me felicita. No me gusta porque México es un país que ha tenido grandes personas de todo: atletas, artistas, científicos, filántropos, etc., pero no hay grandes políticos, a veces me lo pregunto: ¿cómo es posible que no nazcan diez políticos que hagan lo que se tiene que hacer, que tengan esa vocación?”

Del Toro fue incluso más específico en su comentario: ”Cuando me preguntas de Peña Nieto, lo cierto es que me parece absolutamente aterrador que en su función haga todo lo opuesto a lo que se supone que tiene que hacer”.


También ha sido cuestionado sobre su posible visión cinematográfica sobre Donald Trump pero su respuesta es fiel a su estilo: “Me interesan otra clase de monstruos”. Abundó que “tienes que hacer películas que aborden temas cercanos a ti, temas que entiendas”.

De hecho considera que "toda película de monstruos habla de política" porque "los monstruos son eminentemente políticos". De manera recurrente hace una encendida defensa del género fantástico como género para adultos, con el argumento de que "lo fantástico da miedo, porque nos hace iguales y comunes, todos de la misma raza".


Son las revelaciones de que en su cine hay muchos más argumentos políticos de los que se observan a primera vista. En agosto de este año durante el discurso al develar su estrella en el Paseo de Hollywood fue enfático al subrayar: “Estamos viviendo un momento de mucho miedo y divisiones, porque para eso utilizan el miedo, para dividirnos. Lo utilizan para decirnos que no somos iguales, que no debemos confiar en nadie. Y esas mentiras nos hacen manipulables y que odiemos a los demás”.


Sus orígenes, la lucha por sus pasiones

Originario de Guadalajara, Jalisco, la infancia de Guillermo del Toro tuvo varias influencias definitivas como la biología, el mundo fantástico desde el punto de vista de los cuentos de hadas y los temas oscuros; diversas anécdotas hablan de sus referencias a los monstruos y las criaturas extrañas. Empezó a filmar en México desde adolescente; no quiso ser parte del negocio familiar de venta de automóviles; pasó diez años en diseño de maquillaje y formó su propia compañía, Necropia, antes de ser el productor ejecutivo de su primer filme a los 21 años.


Luego de dos cortometrajes, a inicios de los años 90 presenta su primer proyecto como director de largometraje, “Cronos” una reelaboración del vampirismo que llamó suficiente la atención para que su segundo proyecto ya se realizara por completo en Estados Unidos, donde rápidamente asumió proyectos comerciales pero que le sirvieron para llegar a propuestas personales como “El espinazo del diablo” y su primera consagración de taquilla y de críticas: “El laberinto del Fauno”.


A nivel personal vivió momentos complicados en 1998 cuando su padre fue secuestrado en México; consiguió su liberación mediante el pago de un rescate por lo que los niveles de inseguridad en el país marcaron que residiera en Estados Unidos.


Consagración para ser una voz influyente

Son hasta ahora 10 cintas donde funge como director y escritor; pero además otros 20 proyectos como productor o productor ejecutivo donde su estilo visual y sus intereses se dejan ver con mucha claridad. El éxito comercial y artístico le fue dando la suficiente autoridad e influencia para ser una voz reconocida como mexicano y como migrante que triunfaba en un entorno complicado.

Sin duda el impacto de su más reciente cinta “La Forma del Agua” de 2017 lo colocó como artista y creador de primera línea; primero en el Festival Internacional de Cine de Venecia, obteniendo el León de Oro a la mejor película; de ahí los Globo de Oro, los BAFTA de Reino Unido y por supuesto el Oscar como mejor director y mejor película.


Su corazón está en México

Para quienes duden que Del Toro está lejos de su país bastan dos hechos muy puntuales para desmentirlos.En la primavera pasada se ofreció a pagar los boletos de avión de todos los integrantes del equipo de la Sociedad Matemática Mexicana (SMM) para que compitieran en Sudáfrica.

Esta asociación indicó en redes sociales que los recursos que les entregó el Conacyt no eran suficientes y que no habían recibido apoyo por parte de alguna otra instancia gubernamental. El cineasta les dio la noticia en redes sociales.


Por otro lado escogió su ciudad natal para hacer un corte de caja en su trayectoria y mostrar las entrañas de su mundo creativo con  la exposición “En casa con mis monstruos” en el Museo de las Artes de la Universidad de Guadalajara.

Allí reunió alrededor de 953 piezas, objetos, cómics, personajes de sus películas y otros que han sido su inspiración; la exposición contó con la curaduría de Eugenio Caballero y estuvo disponible del 1 de julio y hasta el 27 de octubre siendo la última ocasión que exhibe su colección íntima.


Junto con Alejandro G. Iñárritu y Alfonso Cuarón, Guillermo del Toro ha puesto en alto el nombre de México a nivel cinematográfico y artístico; conforman una serie de voces sobre lo que se vive en el país y por supuesto con su vecino del norte, que tiene un impacto político que no puede desdeñarse.

Proponen a Guillermo del Toro para la medalla ‘Belisario Domínguez’