Gobierno Federal
ebrard_amlo1200_notas12050718.jpg
Foto: Notimex

Ebrard, canciller con AMLO, cercano al Giuliani de Trump

Jue 05 Julio 2018 19:04

Tarde que temprano se daría la noticia de que Marcelo Ebrard ocuparía una de las carteras más importantes del próximo gobierno de Andrés Manuel López Obrador. A partir de diciembre próximo será la cara de México ante el exterior, en una de las coyunturas más complicadas: enfrentar las decisiones y arranques de nuestro vecino Donald Trump. Para ello deberá aprovechar su cercanía con Rudolph Giuliani. De igual forma, buscar la cercanía y el equilibrio con otras regiones; todo ello bajo los preceptos que ha marcado el virtual presidente electo. La primera duda es si Ebrard tiene la preparación y el carácter para enfrentar esos retos.


Eso puede empezar a despejarse si se revisan partes poco difundidas de la trayectoria personal de Ebrard, más allá de haber sido jefe de gobierno del Distrito Federal, ahora Ciudad de México

- Estudió la licenciatura en Relaciones Internacionales en el Colegio de México de donde se graduó en 1984 con la tesis "Congreso y democracia en México". 

- Cuenta con una especialidad en administración pública, en la ÉNA, École Nationale d'administration en París, Francia; una de las instituciones más exclusivas y especializadas de Europa para generar funcionarios de alto nivel. Los cursos cubren campos como Derecho internacional y Derecho francés, ciencias sociales y económicas, relaciones internacionales y administración.

- Ebrard ya pisó la cancillería: fue subsecretario de Relaciones Exteriores de 1993 a 1994 bajo la titularidad del hoy finado Manuel Camacho Solís.


Como funcionario capitalino, luego jefe de gobierno y en el virtual autoexilio al que se sometió en los últimos años, Ebrard Casaubond “tejió” relaciones y redes que en su nueva etapa serán fundamentales. Tuvo la asesoría de Rudolph Giuliani cuando dirigió la CDMX; el exalcalde de Nueva York es una figura permanente en el entorno de Donald Trump, de hecho es abogado del presidente.

Cuando Barack Obama ganó la presidencia en 2008, Ebrard era alcalde y viajó a Estados Unidos al mes de su asunción para abrir una oficina de representación en esta capital. Durante la transición de ese año, Ebrard tendió nexos con figuras muy cercanas como su primer jefe de gabinete Emmanuel Rahm (actual alcalde de Chicago) o su asesor David Axelrod

A final de cuentas son canales de comunicación y de relación con los cuales abrirse camino, al menos, en el ámbito diplomático de Estados Unidos; al conocer el nombramiento, el actual canciller Luis Videgaray felicitó a Ebrard y le ofreció la mayor cooperación posible: algunos analistas advertirán que simplemente le pase ese “derecho de picaporte” que representa la cercanía/amistad con Jared Kushner, el yerno de Donald Trump. Pero Ebrard bien puede tener el suyo precisamente por ser un “viejo conocido” de Giuliani, quien sin duda puede ser tanto o más escuchado por el propio mandatario estadounidense.


Por lo pronto “empieza a calentar motores” con las dos tareas que tiene encomendadas como coordinador del grupo de transición:

- El encuentro con el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, del 13 de julio y al cual asistirá el presidente Enrique Peña Nieto y López Obrador.

- Las reuniones con los mandatarios participantes de la cumbre de la Alianza del Pacífico del 24 de julio en Puerto Vallarta, Jalisco.


Si bien no ha practicado el arte de la diplomacia, al menos de manera pública, Ebrard tiene la preparación y buena parte del expertise necesario; con su estilo y personalidad deberá no solo darse a conocer, sino contar de la mejor manera el discurso de “cambio y transformación” que muy probablemente adoptará como discurso y eje de trabajo del eventual gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Belinda dice que no destapó a Ebrard en SRE: dije lo que escuché