Gobierno Federal
11_ebrard_retos_violencia_migracion_aranceles_eua_notas_071119_ml.jpg
Fotos: Notimex/Cuartoscuro.com

Ebrard y el gabinete: retos del gobierno posicionan al canciller

Jue 07 Noviembre 2019 20:42

Las circunstancias y la coyuntura de este primer año del gobierno de la Cuarta Transformación (4T) han colocado al canciller Marcelo Ebrard como un personaje central del gabinete de Andrés Manuel López Obrador. Primero el tema migratorio frente a la agenda que tiene Donald Trump; de ahí su intervención como negociador en “la crisis de los aranceles”. Desafortunadamente los hechos violentos donde se han involucrado ciudadanos estadounidenses lo vuelven a colocar en la agenda mediático. Esos son los retos que ha cruzado y que lo posicionan como a pocos en el escenario político mexicano.

Durante el verano, Ebrard había destacado que el tema de la imposición de aranceles a México había sido, sin duda, el momento más difícil en la relación bilateral con Estados Unidos. Con moderación destacaba que en las conversaciones con el vecino país del norte se logró separar el tema comercial del migratorio y sobre todo, detener la aplicación de aranceles a productos mexicanos.

Por supuesto rechazaba que el acuerdo alcanzado con la administración de Trump buscara criminalizar a la migración o militarizar la frontera; con ese discurso advertían expertos y analistas lograba solventar las críticas internas.


Porque en Washington era muy bien evaluada; no era un asunto menor que el secretario de Estado, Mike Pompeo, le agradeciera en redes sociales sus "duros esfuerzos" para negociar un acuerdo mutuo entre ambos países.


Con estos escenarios, se advertía que de manera por demás sutil el secretario de Relaciones Exteriores estaba por delante, ya no digamos del Instituto Nacional de Migración, sino de instancias como las secretarías de Economía y de Gobernación. Basta recordar quién era la figura central en las conferencias de prensa, tanto en México como en la capital estadounidense.


Tras superar la amenaza de imposición de aranceles por la crisis migratoria, la tensión bilateral parecía haberse enfriado, entonces ocurrió la agresión y tragedia del 4 de noviembre en Bavispe, Sonora de la familia LeBarón. Pocos repararon entonces que una vez más se hacía necesaria su presencia por la implicación binacional de que las víctimas contaban con la nacionalidad estadounidense.

Las imágenes de su presencia en la zona del ataque aún se analizan y hay quienes preguntan si era pertinente; en Palacio Nacional, el canciller comenzó su participación en la conferencia del 6 de noviembre con el argumento de que se le “instruyó participar en razón de que este equipo se integra para hacer saber y subrayar que quien encabeza la indignación en México respecto a estos hechos es el presidente de la República. Que se trata de una comunidad binacional… y en este caso particular tienen doble nacionalidad la mayoría...”


Por ahora columnistas y expertos ponen sobre la mesa de que como ningún otro miembro del gabinete, se encuentra a las puertas de su mayor reto; en lo mediático y en lo diplomático la presión que se está ejerciendo desde los Estados Unidos le va exigir que salgan a flote sus mejores dotes. Esto traerá costos positivos y negativos a mediano y largo plazo para el propio Marcelo Ebrard. 

AMLO y Trump ya hablaron sobre caso LeBarón, confirma Ebrard