Gobierno Federal
23_peña_educacion_1200_notas_091118.jpg
Foto: CUARTOSCURO

Educación, el avance de EPN fue la reforma: ¿qué faltó?

Vie 09 Noviembre 2018 20:29

En el tema educativo, prácticamente no hay margen para establecer el balance en el sexenio de Enrique Peña Nieto: la reforma aprobada e implementada es su avance y su retroceso. Como pocos gobiernos en la historia, se puso como misión transformar al sistema educativo mexicano, y aunque el fin es más que encomiable, sus críticos ubican la debilidad en los primeros pasos que se dieron con ese objetivo. Una tarea por demás titánica para el tamaño de alumnado, planta docente y dispersión de escuelas involucrados; mucho puede decirse de lo que se logró y más aún de lo que faltó, pero el matiz puede ser político.

En retrospectiva, por dónde tendría que haberse comenzado con un sistema que tan solo en el nivel básico implica un universo de más de 25 millones de alumnos; con un sindicato de maestros de poco más de un millón y medio de integrantes, cuya lideresa en el momento de la aprobación estaba más interesada en ver cómo podía incidir en el proceso para los meros intereses del gremio. A eso súmese la urgente necesidad de replantear la currícula de materias y contenidos para hacer frente a un siglo donde se privilegia la solución de problemas y la creatividad antes que la memorización de datos.

Es por ello que con poner en marcha “su reforma” y hacer que la sociedad repensara en serio cómo tendría que hacerse ese cambio, puede ser el primer logro; mover estructuras con la evaluación docente (lo de punitiva es, insistimos, cuestión de perspectivas) como lo han experimentado otras naciones tampoco es un asunto menor. Para efecto de manejo de recursos, asumir el control de la nómina magisterial “para limpiarla” tarde que temprano habría que ocurrir.

Los números del sector muestran que las metas quedaron lejos de consolidarse pero buscaron ser los más altos posibles. En el anexo del Sexto Informe de Gobierno se indica que en el 2017 hay un millón 147 mil alumnos más en las escuelas que en el año 2012. La entrega de becas creció 11 por ciento en ese lapso. Sin embargo el gasto educativo como porcentaje del Producto Interno Bruto era en 2012: 6.4 por ciento y en  2017 se ubicó en 6.2%.


Durante su comparecencia por la Glosa del Sexto Informe, Otto Granados, el secretario de Educación Pública, resaltó que los maestros “ya le perdieron el miedo a ser evaluados” al detallar que un millón 271 mil maestros han sido evaluados, la mitad fueron concursantes para el ingreso y la otra mitad fueron “evaluaciones diagnósticas por desempeño”.

Uno de los grandes fenómenos, el abandono escolar, se redujo al pasar de 5.1 a 4.2% en el nivel de secundaria; de 14.3 a 12.8 en educación media superior, y de 7.2 a 6.7% en educación superior, según detalló Granados.


Todo esto confluye en que como país debe apostarse a que la educación es “la palanca de cambio”, “el salto definitivo”, para ser una sociedad en crecimiento y con mayor desarrollo; esto no se queda en mera retórica si vemos experiencias como las de Corea del Sur y otras naciones asiáticas. A pesar de las estridencias para “DEROGAR” (así en mayúsculas) el mayor logro educativo de Peña Nieto, el balance correcto no se obtiene ni en este sexenio, ni en el siguiente; mucho menos si se interrumpe un camino avanzado.

Contradicción grosera de AMLO sobre educación: Mexicanos Primero