Gobierno Federal
epn_trump_macron_notas25050717.jpg
Cuartoscuro/Notimex/Wikimedia Commons EPN entre Trump y Macron en G20, pone a México bajo reflectores
Mié 05 Julio 2017 20:29

En apenas 48 horas, el presidente Enrique Peña Nieto deberá mostrar a los mexicanos y a buena parte del mundo occidental desarrollado en qué posición está hoy con respecto a los retos globales actuales. Además se encontrará con dos de los políticos que están marcando la agenda internacional: Emmanuel Macron y Donald Trump. Esa será la vitrina que le brinda su viaje a la cumbre del Grupo de los 20.

Este jueves hará escala en París donde se reunirá con su homólogo francés, quien ofrecerá una cena en su honor. Luego el viernes en Hamburgo, Alemania, participará en los trabajos de la reunión de líderes del G20; se abordarán temas como terrorismo y crimen organizado.

Pero la verdadera discusión se dará entre dos bandos: los duros que rechazan la globalidad, así como los que apuestan al libre comercio, la integración en bloques y la defensa de las libertades.

Es allí donde Peña Nieto, junto con su canciller Luis Videgaray, tendrán que despuntar y plantear donde se ubica México, más allá de la evidente geopolítica. Porque en pleno encuentro multilateral se dará el encuentro por todos tan temido: la primera reunión con el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

Para cuando eso ocurra, el mandatario mexicano ya habrá enfrentado una dura prueba de imagen ante el presidente francés, quien hoy en día concentra las miradas por su juventud, la manera en que ganó la elección y los primeros pasos que ha dado para darle a Francia un nuevo rostro. 

La conexión Peña Nieto-Macron, aunque algunos les pueda parecer demasiado, es precisamente esa búsqueda de transformar a sus países a pesar de los costos y resistencias de grupos tradicionales. No puede dejarse de lado que Luis Videgaray es cercano al ahora jefe de Estado francés, de sus tiempos como titular de Hacienda.

Con ese antecedente de unas cuantas horas, Peña Nieto le plantará cara a Trump, por primera vez como presidente. Videgaray pone las expectativas bajas al advertir que la reunión “sería breve y no arrojaría grandes acuerdos”. Pese a ello la imagen, el saludo, las frases que se dirijan y las palabras que intercambien será revisadas “con lupa” para entender lo que en verdad se dijo y lo que no se dijo.

Por supuesto que México, ante la amenaza del muro en la frontera norte, será cobijado y arropado por la mayoría de las naciones; la reciente visita de la canciller anfitriona, Angela Merkel asegura que la delegación encabezada por el presidente tenga una mejor recepción que el líder estadounidense, de quien solo se espera escepticismo, dudas y una actitud impredecible.